Gabriel Sánchez Andraca / Puebla, Pue.

La semana pasada ocurrió algo insólito: la Secretaría de Cultura del Estado, a cuyo frente está el arquitecto Sergio Vergara Berdejo, hizo un reconocimiento al actor y director teatral Manuel Reigadas Huergo, por más de 30 años de estar impulsando el teatro en Puebla, una actividad difícil pero necesaria para el desarrollo cultural de la entidad.

Don Manuel Reigadas, de 88 años de edad, ha dedicado toda su vida a la actuación y a la dirección teatral.

Aquí en Puebla durante años estuvo haciendo presentaciones en el teatro Principal, tradicional espacio para estas actividades desde los tiempos en que éramos colonia de España, y desde hace años desde un pequeño salón teatral de su propiedad denominado “Espacio 1900”, por el que han desfilado actores y actrices hechos en Puebla y en su mayoría formados y dirigidos por el propio señor Reigadas.

La entrega del reconocimiento se hizo en el domicilio particular del homenajeado por las circunstancias que vivimos debido a la pandemia que ha asolado al mundo. El secretario de Cultura, arquitecto Vergara Berdejo, dijo unas palabras ante algunos familiares y personal de la Secretaría a su cargo, entre ellos el director de los cronistas de los municipios de la entidad. Reconoció el trabajo desinteresado del señor Reigadas y el empeño que ha puesto en no dejar morir la actividad teatral en la entidad que tiene una tradición cultural bien ganada desde los primeros años de su fundación.

Decimos que el homenaje fue insólito, porque otros personajes poblanos que destacaron no solo en la actividad teatral, sino en la pintura, en la escultura, en la actuación, nunca han tenido un reconocimiento oficial por su trabajo, pese a que, en su mayor parte, ha sido un trabajo sin interés monetario, solo por servir a Puebla en una de las áreas más difíciles e incomprendidas como el de la cultura en general y el de las artes en particular.

Ojalá y este sea el principio de un cambio en la actitud de las autoridades culturales de Puebla, hacia los creadores.