El dueño de Banco Azteca, el empresario Ricardo Salinas Pliego, declaró la guerra al Gobierno del Estado al tramitar un amparo para mantener las sucursales de sus tiendas Elektra en el municipio de Acatlán de Osorio, bajo el pretexto de que los servicios bancarios que ahí se ofrecen a través de las ventanillas de Banco Azteca, pertenecen a un giro esencial.

Ante esto, las dos sucursales del Grupo Salinas en esta demarcación de la Mixteca poblana se mantuvieron abiertas durante ambos días del pasado fin de semana, mismos que estaban establecidos como ‘días solidarios’ por el Gobierno del Estado y en el que todos los comercios establecidos tenían que permanecer cerrados.

Fue a través del Juzgado Cuarto de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativa y de Trabajo y Juicios Federales en el Estado de Puebla que estas dos sucursales de Elektra y Banco Azteca, de Grupo Salinas, lograron conseguir los recursos legales con los que desafiaron el decreto promovido por el gobernador Luis Miguel Barbosa, en el que se establecen los días solidarios para el comercio establecido como medida para disminuir los contagios de COVID-19 en la entidad.

Gracias al amparo, estas tiendas permanecieron abiertas al público y funcionarios de Protección Civil del municipio de Acatlán únicamente acudieron para exhortar al personal de este establecimiento a únicamente mantener en funcionamiento la sucursal bancaria y restringir las demás áreas de la tienda.