Elizabeth Soriano
Internacional.

Debido al disparo en el número de contagios por el virus de Covid-19 y los fallecimientos entre los poblanos que radican en Estados Unidos, los consulados se han visto en aprietos, pues las solicitudes de repatriación de restos también incrementaron considerablemente.
El presidente de la fundación Casa del Migrante Poblano A.C., Carlos Orea, dio a conocer esta información, pues argumenta que la situación del país vecino es realmente alarmante.
Detalló que tan solo en California, en un periodo de dos semanas, alrededor de 2.5 millones de personas se contagian de coronavirus, de las cuales, un aproximado de un millón 300 mil son latinos.
El líder migrante señaló que estas cifras son a consecuencia de que muchos connacionales trabajan en empleos de alto riesgo, principalmente en el aseo de hospitales o en contacto con objetos contaminados.
“Actualmente es como caminar en campo minado, es un virus invisible; la gente debe tomar todas las precauciones, porque aún nos espera este año difícil en cuanto a la salud y la economía”, finalizó.
Por su parte, el presidente de la fundación “Pies Secos”, Ricardo Andrade Cerezo, informó que la zona sur de California ha sido de las más afectadas, pues confirmó 17 decesos de connacionales poblanos.
Agregó que 8 de cada 10 paisanos radicados en el estado de california, se han infectado por Covid-19, esto deriva en el 80 por ciento; la mayoría de ellos se trata de personas que trabajan en áreas como el campo o la construcción.
Abundó que el 50 por ciento aproximadamente ha salido de la enfermedad, sin embargo, alrededor de 24 poblanos en California siguen hospitalizados por complicaciones del virus.
De esta forma, de confirmarse los datos, la cifra de poblanos que perdieron la vida por Covid-19 en la unión americana estaría incrementando a 619.
Cabe destacar que diversas organizaciones han denunciado la espera que los consulados han hecho pasar a las familias de los fallecidos que desean regresar a sus lugares de origen, pues algunos mencionan que con los recortes de los fondos y el de personal, la lista de espera para retornar las cenizas de los migrantes, dura hasta 6 meses.