Por Gabriel Sánchez Andraca

El mercado municipal cerrado, todo el comercio, excepto las farmacias, también cerrado y un mínimo movimiento en las calles, así amaneció el pasado jueves la ciudad de Izúcar de Matamoros, pues ante el gran número de contagios que se han registrado en la región y el alto índice de hospitalizados en el Hospital General, las autoridades municipales decidieron tomar medidas extremas para frenar los contagios.


Muchos de los hospitalizados han llegado de poblaciones cercanas. Hay quienes creen que la visita que muchos mixtecos hicieron a finales de diciembre y primeros días de enero, procedentes de Nueva York, Los Ángeles y Chicago, donde residen y trabajan, fue lo que agravó el problema.


Como se sabe, en los Estados Unidos la pandemia ha sido demoledora. Hay millones de contagiados y cientos de miles de fallecidos, muchos de ellos poblanos de la región Mixteca. Hay un pueblo con muchos emigrados a los Estados Unidos, que tuvo 23 fallecidos en el vecino país del norte y no había tenido aquí, ni un solo contagiado.


La vacuna es una esperanza para todos, pero su aplicación no puede ser de un día para otro en todo el país y tiene que haber orden para evitar tumultos. Ya están protegidos los trabajadores del sector salud, en este mes se empieza a aplicar a los adultos mayores que son los que corren mayor riesgo, y luego los enfermos crónicos y la gente madura, y así sucesivamente.
Habrá diez mil brigadas de vacunación formadas con personal de salud y elementos del Ejército y la Marina que fueron entrenados para la realización de su tarea.


No habrá privilegios para nadie, es decir, la vacuna se hará en forma ordenada y no se permitirán influyentismos para su aplicación, y mientras tanto la población deberá seguir guardándose en su casa lo más posible, usar el cubrebocas, guardar la sana distancia y fortalecer su sistema inmunológico con vitaminas, frutas cítricas, verduras y suplementos alimenticios como vitamina C, cápsulas de aceite de hígado de bacalao o de tiburón, y que no le digan que eso no sirve, en casos como este, en el que vivimos todos, fortalecer el sistema inmunológico es importante y siempre es útil.


No curarán la enfermedad, para eso hay que recurrir a los médicos, muchos de ellos ya son expertos en tratarla en sus inicios, pero tener un organismo con un sistema de defensa fuerte, es beneficioso para todos, con o sin coronavirus.

El líder de la UNORCA, que significa Unión de Organizaciones Campesinas Autónomas, que en Puebla agrupa a 3 mil 800 campesinos, don Javier Castillo Ulloa, es un hombre sincero y honesto. Dice que propuso a sus afiliados que tienen libertad de pertenecer políticamente al partido que se les de su regalada gana, no votar por Morena en las próximas elecciones, porque él tiene muchos reclamos que hacer a las autoridades de ese partido en los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal, por no atender, dijo, los problemas del campo que siguen igual que antes.

Su propuesta fue rechazada y se acordó consultar a los miembros de la organización en todo el país, que son más de 200 mil para que la decisión sea democrática y así se va a hacer.

Castillo Ulloa comentó que seguramente va a perder, pues ve que el campesinado en general, está decidido a apoyar a Morena en las elecciones próximas, pero él sigue pensando que el gobierno del nuevo partido está fallando a los hombres del campo.


“Todos queríamos un cambio porque ya no era posible seguir aguantando tantas injusticias”, señala, “por eso, ahora que el cambio se dio, nuestros compañeros están esperanzados en que las cosas mejoren, aunque yo no veo ningún interés para eso de parte de las autoridades”.

El director de la OCDE, para México y América Latina y el Secretario de Administración del Estado, así como otros funcionarios estatales, se reunieron para coordinarse a fin de que se incremente la inversión extranjera en Puebla y se creen nuevos empleos, con lo que se contribuirá a superar la crisis económica surgida por la pandemia.

La Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, elogió que el Congreso local haya aprobado la Ley de Mejora Regulatoria y Buena Administración, cuya iniciativa fue enviada por el gobernador Miguel Barbosa Huerta, que permitirá agilizar los trámites para la instalación de nuevas empresas, lo que ayudará en mucho a atraer inversiones y crear empleos. Esa ley fue calificada por el director de la OCDE como ordenamiento de vanguardia.