Redacción / Estados Unidos

Las familias de migrantes indocumentados en Estados Unidos podrían recibir ayuda económica por parte del gobierno del país vecino, esto como una forma de apoyarlos ante la crisis que se vive a causa de la pandemia del Covid-19.

La información se dio a conocer luego de que el pasado lunes, el Congreso de Estados Unidos aprobó un paquete de 900 mil millones de dólares en ayuda por la contingencia sanitaria, por lo que se les brindará cheques de hasta mil 200 dólares.

Dicho proyecto implica combinar fondos para combatir los estragos del coronavirus a través de un apoyo financiero para individuos y negocios, estableciéndose un pago temporal de 300 dólares semanales para las personas que se encuentren desempleados.

Asimismo, se apoyaría con un estímulo directo de 600 dólares para la mayoría de los estadounidenses, además de que se agregaría una nueva ronda de subsidios para las empresas, restaurantes y teatros afectados, sin olvidar el dinero para escuelas, proveedores de servicios de salud e inquilinos que enfrentan la evicción.

Será en los próximos días en los que se espera que el presidente Donald Trump firme el proyecto de Ley.

“La buena noticia del paquete es que proporciona pagos directos a las familias de estatus mixto. Al mismo tiempo contiene una provisión para que esas familias que fueron excluidas del paquete anterior en marzo que no recibieron cheques de mil 200 a 500 dólares lo puedan hacer retroactivamente”, dijo Jesús “Chuy” García, representante del distrito 4 en el Congreso.

El Senado aprobó el paquete de ayuda con 92 votos a favor y 6 en contra, por lo que es paquetes se conjunto con un proyecto de ley de gastos por 1.4 billones de dólares.

Cabe destacar que es un gran logro que los migrantes sean incluidos en dicho apoyo, pues quedaron fuera de la primera ronda de cheques de ayuda, lo que había desatado varias críticas e inclusive demandas en nombre de los hijos de migrantes que son ciudadanos estadounidenses.

Ante esto fue como demócratas y republicanos acordaron incluir a esta comunidad en este nuevo paquete de ayuda.

“Ningún estadounidense debería haber sido impedido de recibir asistencia federal durante una pandemia mundial debido a con quién se casó”, declaró el senador Marco Rubio al respecto.

El demócrata Chuck Schumer, también argumentó que “era injusto y absurdo” que la comunidad migrante no recibiera ningún tipo de apoyo cuando muchos de ellos son parte de los trabajadores esenciales que no han podido confinarse por la pandemia.