Los Dodgers volvieron a proclamarse campeones de la serie mundial en las grandes ligas 32 años después con doble participación mexicana y lograr imponerse 3 -1 frente a los Rays de Tampa Bay.

EL trabajo de los mexicanos Víctor González y Julio Urías fue excelente ya que prácticamente cerraron un duelo en el que tomaron de la mano a la novena entrada y los llevaron a ganar el juego para ceñirse con la corona.

Apenas iniciando el partido, a penas a los 5 pitcheos de Gonsolin, Arozamena la mandó del otro lado de la barda para poner en ventaja a los Rays en el primer inning del juego.

A partir de ahí todo se convirtió en un duelazo de pitcheo que incluyó a Floro, Wood, Báez y el mexicano Víctor González, quien retiró a 4 en fila con un gran trabajo en la sexta.

Ya en la parte baja de ese inning cuando llegó la polémica. Snell fue sacado del juego cuando había tenido un gran partido que incluían 9 chocolates y en su lugar entró Anderson con Barnes, el noveno bat, en base y todo se derrumbó.

Mookie Betts le aplicó un doblete que puso a Barnes en la antesala y un wild pitch trajo la primera de los Dodgers a la registradora, mientras que Betts se fue hasta la tercera.

Will Smith siguió con la tunda de la parte baja de la séptima entrada, ahora a Peter Fairbanks que estaba en la lomita por los Rays, y conectó un largo batazo al jardín izquierdo que se quedó muy cerca de volarse la barda por lo que se tuvo que conformar con un doblete que Bellinger, Taylor y Perderson no pudieron impulsar para el home.

Urías continuó con gran trabajo en el octavo rollo, retiró a los tres de forma consecutiva y Mookie Betts no perdonó en la parte baja cuando se voló la barda, puso el marcador 1-3 y prácticamente encaminó el triunfo y el título.

Por su parte el presidente de México Andrés Manuel López Obrador festejó su victoria a mano de dos mexicanos.

“Estamos ya en la celebración, ganaron los Dodgers, lo más importante, ganó un mexicano y el salvamento también estuvo a cargo de un mexicano”, dijo el mandatario a través de un video.

Y es que González y Urías se transformaron en la segunda pareja de nacidos en México en levantar el trofeo del Comisionado, el más prestigioso del béisbol.