• Durante el homenaje a Arnoldo Martínez Verdugo también participaron el subsecretario de Educación Superior, Luciano Concheiro Bórquez; Eduardo Villegas Megías, coordinador general de la Memoria Histórica y Cultural de México; el historiador Enrique Semo Calev; Elvira Concheiro Bórquez de la UNAM; Lilia Alarcón Pérez y Marco Antonio Velázquez Albo de la FFyL

Al rendir un homenaje al líder de izquierda Arnoldo Martínez Verdugo, el Rector Alfonso Esparza Ortiz recordó que la memoria del pasado nos proyecta hacia el futuro y permite no sólo explicar cómo llegamos al presente, sino también entender la vigencia que las ideas, los proyectos y las utopías del ayer tienen en nuestro imaginario social y cómo cimentan el camino a un mejor futuro.

En el marco del aniversario 100 del Partido Comunista Mexicano, el Rector Esparza Ortiz celebró que la Universidad fuera el punto de encuentro de distintas instituciones —entre ellas el Centro de Estudios del Movimiento Obrero y Socialista, fundado por el homenajeado—, que se dieron cita para recordar el liderazgo de Arnoldo Martínez, como una persona que estableció con su vida y obra una ruta hacia un país donde todos tuvieran cupo.

Este homenaje contó con la destacada participación del subsecretario de Educación Superior en México, Luciano Concheiro Bórquez; Eduardo Villegas Megías, coordinador general de la Memoria Histórica y Cultural de México; Enrique Semo Calev, historiador e investigador de la UNAM; Elvira Concheiro Bórquez, doctora en Sociología de la UNAM; así como también los investigadores de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la BUAP, Lilia Alarcón Pérez y Marco Antonio Velázquez Albo.

Esparza Ortiz resaltó que Arnoldo Martínez Verdugo fue uno de los dirigentes más importantes de la izquierda en la segunda mitad del siglo XX, desempeñándose como secretario general del Partido Comunista Mexicano entre 1963 y 1981. También fue candidato unitario de las izquierdas a la Presidencia de la República en 1982; legislador en tres distintos periodos y jefe delegacional de Coyoacán en el primer gobierno democrático de la ciudad de México.

“Su trayectoria constituye un legado esencial para la sociedad mexicana y en especial para todos aquellos que, sin ser a menudo conscientes de ello, comparten los principios del socialismo democrático que Martínez Verdugo hizo suyos. El ejemplo de aquellos que nos precedieron alcanzará a aquellos que nos sucederán. Porque esa es la fuerza, el sentido, el fin de la memoria histórica que aquí nos reúne para preservar el legado de Arnoldo, para asegurar que el futuro nos pertenezca a todos”, señaló el Rector de la BUAP.

En su intervención, el subsecretario de Educación Superior federal, Luciano Concheiro Bórquez, subrayó que la relevancia de Arnoldo Martínez radica en que fue el gran constructor de distintas fuerzas a nivel local y nacional, las cuales hicieron posible ligar los grandes movimientos sociales con la historia actual de nuestro país.

Es por eso, insistió el funcionario federal, que el presente obliga a recuperar e introducir en la esfera pública el pensamiento de Arnoldo Martínez como una forma de vida para la acción política e intelectual en el país.

“Hoy las libertades políticas para todos los ciudadanos están en juego. Por ello, recuperar el pensamiento de Arnoldo Martínez Verdugo es retomar el proyecto transformador con la base de la praxis. No hay que olvidar que sus ideas en la izquierda tuvieron como fundamento transformar la realidad. Él es el gran constructor de un pensamiento para la acción y para crear ese futuro, en el que no había posibilidad de cambio”.

Por su parte Eduardo Villegas Megías, coordinador general de la Memoria Histórica y Cultural de México, reconoció que el tipo de transformación en el país no es producto de una generación espontánea, sino el resultado de luchas que se dieron durante mucho tiempo. De ahí la importancia de distinguir a Martínez Verdugo, quien mostró que no existe la hipotética división entre economía y política, al contrario, ambos conceptos se entrelazan.