Los osos polares se encaminan a su extinción. Estos mamíferos, que se encuentran a lo largo de toda la región ártica, se están viendo gravemente afectados por la disminución del hielo del Ártico, que ya se prevé que desaparecerá por completo durante los veranos para el año 2050. Así, con su ecosistema en proceso de destrucción, el oso polar no podrá sobrevivir como especie más allá del final de siglo, como ha pronosticado un estudio publicado en Nature Climate Change.

Hoy quedan aproximadamente 25 000 osos polares en estado salvaje. A excepción de una subespecie de oso pardo, el oso polar es el carnívoro más grande y poderoso de la tierra. No tiene depredadores naturales y no conoce el miedo a los humanos.