El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés), David Beasley, alertó este miércoles de que más de 11 millones de personas en Latinoamérica se encuentran al abismo de la hambruna, una situación que se ha visto empeorada por la pandemia de coronavirus.

“La pandemia de COVID-19 ha sido devastadora en Latinoamérica”, manifestó el directivo del Programa de la ONU, al considerar que el virus está agudizando “por encima de cualquier otra cuestión” las condiciones económicas y de subsistencia básicas en el continente.

El directivo, que se encuentra en Ecuador en el marco de una gira que incluye también a Panamá, realizó una visita de campo a la ciudad de Ibarra, en los Andes ecuatorianos, donde tuvo ocasión de conocer de primera mano proyectos de cooperación para población local y migrante.

Es la primera visita que realiza un alto representante de una organización humanitaria adscrita a las Naciones Unidas a Ecuador y del WFP a la región.