El dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, vino, platicó y se fue. Parece que va a haber cambio en la dirigencia estatal del Revolucionario Institucional; parece que Jorge Charbel, será candidato a senador de la república.

Parece que la sustitución de Charbel en la dirigencia priista está entre Javier López Zavala y Ricardo Urzúa; parece que en la recta final para la candidatura a gobernador, siguen Juan Carlos Lastiri y Enrique Doger; parece que también se apunta Antonio Godina, ex director general del ISSSTE. En fin, parece que la visita de don Enrique Ochoa, dejó a los prisitas tan confundidos como lo han estado desde que el PRI perdió la gubernatura en el 2010.

Eso sí, se confirmó lo que ya se sabía, que la elección de candidatos priistas, será por el sistema de Asambleas de Delegados.

Otro rumor, es que la hija de doña Blanca Alcalá, embajadora de México en Colombia, que es regidora en el actual ayuntamiento, será la dirigente del PRI municipal en esta capital.

¿Logrará el PRI superar sus divisiones internas? ¿Superará el desgano y la apatía de sus desilusionados militantes? Entre las bases del Revolucionario Institucional, surgen rumores inquietantes; que el presidente Peña Nieto, tiene el compromiso de que el PAN morenovallista, se mantenga en el gobierno de Puebla y que el llamado Grupo Atlacomulco está de acuerdo, pues el doctor y general Rafael Moreno Valle, fue miembro honorífico de ese grupo.

En una visita que el precandidato presidencial José Antonio Meade hizo a Puebla, durante el gobierno estatal pasado, para inaugurar algo en lo que fue la fábrica textil La Constancia, en su discurso elogió mucho la amistad que tenía y tiene con el ex gobernante poblano, desde que eran niños y habló también del aprecio y el cariño del presidente Peña Nieto, hacia el entonces gobernador. De modo que los rumores de compromisos políticos entre el gobierno federal y el ex gobernante estatal, pudieran ser ciertos.

Aunque los rumores son eso, rumores, no hay que olvidar la frase de López Portillo: “En política, lo que parece, es”.

Pero esos rumores y la falta de una aclaración contundente de la dirigencia priista, pone nerviosos a los militantes, que toman el silencio de sus líderes y el desinterés que muestran por atender a sus bases, como confirmación de los rumores.

No hay que desesperarse, como dijera el doctor Alfredo Toxqui, ya falta muy poco para que todo se aclare.

En la otra esquina, en la del Frente Ciudadano que conforman el PAN, el PRD y el partido Movimiento Ciudadano, las cosas no andan mejor. Empezando porque nadie tiene claro, quien será el candidato a la presidencia.

Los priistas por lo menos están ciertos que será el presidente Peña Nieto, de acuerdo con los líderes de los poderes fácticos, el que hará la designación que después aprobará la Asamblea Nacional de Delegados. Pero los del Frente, no saben ni de que partido va a salir, si van a tener tres candidatos o si se designará uno para los tres.

En Morena los problemas son de otro tipo. Se pelean por las posisiones electorales todas las corrientes, pero parece que están llegando a acuerdos. Por lo menos en Puebla en el caso de Miguel Barbosa parece ya estar arreglado.

Morena, como los demás partidos de oposición, aunque está consciente de la necesidad de estructurarse y organizarse de la mejor manera posible, ya no le va a dar tiempo para estas elecciones, conformar esas estructura y organización, de modo que tendrá que salir a valor mexicano, con grandes posibilidades de perder en muchas partes donde podría ganar, pero de que tendrá votación abundante, eso es un hecho.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver