Gabriel Sánchez Andraca / Semana Política 

Mientras Carlos Martínez Amador, afirma que tomará posesión de las oficinas del PRD estatal y pide a Socorro Quezada, que acepte la decisión unánime del Consejo Estatal, la delegada del Comité Nacional perredista, María Arias Atayde, desconoce la designación de Martínez Amador y afirma que Quezada Tiempo, sigue siendo la dirigente, aunque ella asume las funciones mientras se determina si fue legal la expulsión de doña Socorro, según dijo Roxana Luna Porquillo, integrante del comité nacional.      

La guerrilla interna en el partido del sol azteca, ya se convirtió en guerra abierta. El grupo morenovallista al que se atribuye el golpe contra Quezada Tiempo, algo que la consejera nacional Martha Dalia Gastélum niega, ya se prepara para la lucha, que en el fondo se debe a la negativa de grupos perredistas a una alianza electoral con el PAN, que apoyan los del grupo del ex gobernador de Puebla.     

 La división y el enfrentamiento de grupos del PRD, está reflejándose también en el PAN, cuyos miembros en general, no aceptan una alianza con el PRD, partido supuestamente de izquierda. 

Esa lucha la encabezan aquí, Roxana Luna Porquillo y Socorro Quezada Tiempo, por parte del partido del sol azteca; en el lado del PAN es encabezada por Eduardo Rivera, ex presidente municipal y otros panistas y ex dirigentes de ese partido en la entidad, como Rafael Micalco, Humberto Aguilar Coronado, ex senador,  y otros miembros de la vieja guardia panista ahora conocidos como yunquistas.         

La señora Erika Alonso, a quien se considera la virtual candidata del PAN para la gubernatura del Estado, ha pedido diálogo con el grupo contrario, para lograr la unidad del partido blanquiazul y presentar un frente fuerte y unido en las elecciones del 2018.

Panistas tradicionales consideran que dicho diálogo no se realizará, pues las posturas de las dos corrientes en pugna, son irreconciliables. Por lo menos eso dicen.         

Por otra parte, ha surgido un aspirante priista a la candidatura del PRI a la presidencia municipal de Puebla, se trata de un joven de 36 años, con experiencia administrativa en cargos estatales y federales y también de partido, aunque nunca ha ocupado un puesto de elección popular.       

Santiago Bárcena Álvarez, es abogado egresado de la Ibero-Puebla que actualmente se desempeña como delegado de la Secretaría de Relaciones Exteriores en la entidad, donde logró reestructurar el funcionamiento de esa dependencia con bastante éxito.        

Recibió la delegación hace dos años, con 260 citas diarias para personas que necesitaban realizar un trámite, principalmente el de obtener su pasaporte. Ese trámite se terminaba aproximadamente en 4 horas y media o un poco menos.        

Ahora el número de citas es de 460 diarias y el trámite dura 30 minutos. Y si antes de que se reformara el sistema de trabajo de la dependencia, el pasaporte se entregaba en 21 días, hoy solo hay que esperar 24 horas.        

Bárcena Álvarez, es abierto y de carácter sencillo. Dice que su trabajo se ha facilitado porque trata directamente con la gente sus asuntos. Eso da confianza al público y facilita las cosas.       

Su familia tiene tradición empresarial en Puebla. Ni su padre, ni su abuelo han ocupado algún puesto público. Su fortuna la hicieron en negocios privados.      

No niega su amistad con el licenciado Javier López Zavala, a quien considera además de un buen amigo, un elemento valioso dentro del priismo. Con él tuvo oportunidad de trabajar dentro del gobierno estatal, tanto en la secretaría de Gobernación, como en el PRI y en trabajos electorales cuando Zavala fue candidato a diputado.       

En un estudio que mandó hacer sobre sus posibilidades reales entre la ciudadanía, resultó bien evaluado por ser joven, por tener experiencia administrativa probada y exitosa y porque su familia no tiene antecedentes políticos: en ese estudio, sus negativos fueron de un 10 a un 15 por ciento y sus positivos, más de 60. Dijo estar por encima de otros aspirantes del mismo PRI, que obtuvieron elevados negativos y bajos puntos positivos.       

La dependencia federal que encabeza en Puebla, solo tiene una oficina foránea en Zacatlán. Había en Tehuacán y en Izúcar de Matamoros, pero tuvieron que cerrarse por no contar con el apoyo de las autoridades municipales de esos lugares.        

Se está estudiando la posibilidad de abrir oficinas en Tecamachalco y Ciudad Serdán, para atender zonas que demandan muchos de los servicios que presta la delegación de Relaciones Exteriores, a fin de que los interesados no tengan que viajar hasta esta capital, para obtenerlos.         

Sobre sus aspiraciones ha tenido pláticas con el dirigente estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac; con algunos de los aspirantes a la candidatura para gobernador del Estado, con funcionarios federales y con políticos importantes locales. Seguirá trabajando hasta el final. Piensa solicitar licencia para retirarse del cargo que actualmente ocupa, en el mes de diciembre.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Volver