Los políticos, no solo poblanos, sino de todo el país, han entrado en la decadencia más dramática de su historia. A través de los medios, están dando una muestra de su verdadera estatura moral y cívica, que ha provocado entre toda la ciudadanía, reacciones contradictorias de odio, coraje y diversión y risa.

Nunca se había visto, en los últimos decenios del siglo XX y los primeros 17 años del siglo XXI, algo semejante.

Los encabezados de los periódicos,  hicieron recordar a este columnista, a quien a través de un altavoz, invitaba a los habitantes de mi pequeña ciudad allá en Guerrero, a asistir a la pantalla del cine Tepeyac (así se llamaba) para gozar con una película que ofrecía: “emoción, misterio y odio” y con esa frase anunciaba películas desde “El Mártir del Calvario”, de Enrique Rambal, hasta “Ahí está el detalle”, de Mario Moreno “Cantinflas”.

El pleito de los políticos tiene expectante a la ciudadanía porque sin que alguien lo diga, provoca emoción, misterio y odio entre los electores, muchos de los cuales, dicen que no concurrirán a las urnas en el 2018.

El asunto está realmente interesante. Por lo que se ve, los políticos del PRI, del PAN, del PRD, y hasta los de Morena, se van a hacer pedazos, para beneplácito de los descontentos ciudadanos de este estado y de este país.

Esta guerra de dimes y diretes, dejará muy mal parados ante los mexicanos, a numerosos políticos que verán destruidas sus ambiciones de poder y sus siempre presumidas “carreras políticas”. Ni modo.

Pero ante tanta noticia negativa de los últimos tiempos, se cuelan algunas realmente buenas y hay que recordar que “lo bueno cuenta y queremos que siga contando”.

¿Se acuerda de la Célula, una obra construida por Mario Marín, en el municipio de Oriental, que fue abandonada a su suerte por el gobierno que lo sucedió, desprestigiando el proyecto? Pues el gobierno de Antonio Gali, logró rescatar una inversión millonaria, para beneficio de Puebla.

La Secretaría de la Defensa Nacional, andaba buscando un lugar adecuado para crear talleres para la industria militar y La Célula, que tiene ya una buena parte dotada de infraestructura, les pareció adecuada. El gobierno estatal cede los terrenos con todo y estructura y la Secretaría de la Defensa se compromete a crear 5 mil empleos en la región. Los trabajos para la adaptación, están a punto de iniciarse por parte de la propia Secretaría.

Actualmente la industria militar está regada por varias partes del país, principalmente en la zona conurbada de la ciudad de México, lo que ha obligado a la desconcentración.

En los terrenos de La Célula, se fabricarán desde armamento, hasta uniformes y no solo habrá empleados militares sino civiles. La zona tendrá escuelas para los trabajadores y los demás servicios necesarios, como hospital y zona habitacional.

Dicen que la selección del sitio, tiene todas las ventajas que se necesitan para unas instalaciones del tipo que la industria militar requiere, sobre todo, su ubicación. Una noticia extraordinaria para Puebla.

Pero ahí les va la noticia negativa que nos comunicaron habitantes de los municipios cercanos a Audi, la empresa automotriz, que se instaló en San José Chiapa.

La famosa Ciudad Modelo, está abandonada. Nadie está viviendo ahí y como ya no hay dinero para continuarla, solo se trabaja simbólicamente en ella. La yerba ha crecido por todos lados y parece una ciudad desierta o abandonada.

Cerca se construyó un parque industrial para la instalación de 82 empresas subsidiarias de Audi, pero el terreno se les vendía a los industriales que quisieran instalarse ahí, a razón de 7 millones de pesos la hectárea. Ellos pretendieron buscar terrenos más baratos en los municipios cercanos, pero el gobierno estatal no se los permitía, por lo que decidieron cruzar la línea fronteriza con el Estado de Tlaxcala, donde ya están debidamente instaladas 22 de esas empresas que surten de accesorios a Audi.

En municipios de Tlaxcala, que colindan con la zona, encontraron precios mucho más bajos por los terrenos y grandes facilidades que el gobierno del vecino estado les otorgó.

Los municipios poblanos que rodean a San José Chiapa, también se han visto afectados por esta situación. Soltepec, Mazapiltepec, Lara Grajales, Nopalucan de la Granja y el mismo San José Chiapa, no han recibido ningún beneficio, por el contrario, en lo que va del año no se ha realizado ni una obra de beneficio colectivo y parece que esta situación se prolongará al 2018. Hacen falta recursos y los servicios públicos se mantienen muy apuradamente, pues ha crecido la población en toda la zona y la infraestructura existente, no se da abasto.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Volver