Hace cien años la población mundial probablemente no superaba los mil 200 millones de habitantes, hoy supera los 7 mil 500 millones, lo que quiere decir que en ese lapso la población ha crecido en más de un 700 por ciento.

Si matemáticamente se hace la misma operación, dentro de cien años la población del mundo superaría los 50 mil millones de habitantes, lo cual sería un sueño terrorífico, la Tierra no soportaría tener esa población.

Eso por supuesto que no sucederá porque un fenómeno que se observa hoy en este siglo es un descenso de la población en las naciones desarrolladas, e incluso en las no desarrolladas. La población mundial ya no crece al mismo ritmo a como crecía hace 50 y 100 años, la población va disminuyendo.

Sin embargo, eso no quiere decir que no nos espera una población mundial más allá de las posibilidades de alimentación, una población consumista que arrasa con todo y destruye todo, como está ya ocurriendo.

Si, la población mundial ya no se reproduce al mismo ritmo que antes, pero aún inquieta su crecimiento, preocupa que en los próximos 50 y 100 años se tenga una población mundial que supere en mucho las perspectivas de producción de alimentos y sea factor de una mayor destrucción y contaminación de recursos.

Es cierto que hoy por ejemplo Europa experimente un descenso de su población, lo que incluso empieza a preocupar porque ya se ve una generación de gente mayor por todos lados, lo que indica que su población está envejeciendo, y eso no es bueno, las poblaciones tienen que renovarse o mueren.

También en otras naciones desarrolladas la población tiende a bajar, su ritmo de crecimiento es menor al uno por ciento.

Pero en naciones no desarrolladas como en Asia, África y América Latina el descenso de población es más lento, es probable que su ritmo de crecimiento sea del 2 y el 2.5 por ciento, lo que indica que su población seguirá creciendo pero a un ritmo menor al de hace 50 años, cuando crecía quizás al 5, 6 o 7 por ciento anual.

Hablemos de México por ejemplo, hace cien años su población era de unos 16 millones de habitantes, hoy supera los 125 , el crecimiento en ese lapso fue cercano al 800 por ciento. Si México creciera al mismo ritmo, en el 2117 habría alrededor de mil millones de habitantes, lo cual sería sencillamente fatal, eso no sucederá obviamente porque el ritmo de crecimiento poblacional está descendiendo.

A nivel mundial se dice que después del 2050 la población andará por los 9 mil millones de seres humanos, y pasando el 2 mil 100 la población mundial se ubicaría en 11 mil  millones más o menos.

Esto quiere decir que el ritmo de crecimiento poblacional en cien años apenas sería del 50 por ciento más o menos, o sea la población no se duplicará ni en el 2050-2060, ni en el 2100 - 2117.

A esto habrá que agregar la expectativa de vida en los próximos 50 y 100 años, sin duda por los adelantos médicos la vida de los seres humanos se extenderá más, la gente ya no vivirá entre los 80 y 90 años como hoy, probablemente viva el doble.

Esto será también factor para que crecimiento de la población sea menor pues si su expectativa de vida crece su reproducción será inferior.

En el supuesto de que la población no creciera en más de un 50 por ciento en ese lapso, no será igual tener 7 mil 500 millones de seres humanos como hoy, a tener 11 mil millones de personas en el mundo, sin embargo, en su momento habrá que reconocer que se hizo un gran esfuerzo para evitar un crecimiento poblacional fuera de control y que quizás 11 mil millones sean aún manejables para el mundo, incluso, no se descarta que no se llegue a esa cantidad sino a 10 mil  millones o menos, lo cual hablaría de un real control demográfico mundial.

Si ese va ser el tope de la población mundial en 100 años, la producción de alimentos deberá crecer en poco más de un 50 por ciento, por ejemplo, si hoy se producen 500 millones de toneladas anuales de trigo, en 100 años se deberán producir 750 millones de toneladas para dotar a todos, si no es así habrá hambre y enfrentamientos, lo mismo podemos decir del agua y demás alimentos.

Lo positivo es que la población nacional y mundial tiende a decrecer, avanza hacia un equilibrio, hacia un control, primero  vino una expansión, un explosivo crecimiento, luego entró en un proceso de disminución en  los nacimientos, en esta etapa estamos hoy.

Vamos a ver si las predicciones de los expertos se cumplen, o incluso, se superan, es probable que así sea por lo que se observa a nivel mundial, un descenso gradual en la fecundación.

En esas proporciones e hipótesis México en  el 2050 - 2060 podría tener 156 millones de habitantes, y en el  periodo 2100 - 2117  su población llegaría a 187 millones, o redondeando, a 190, parece que estaría en posibilidades de dar alimentación, vivienda y servicios a esa población, aunque habría que ver  cómo estaría en ese tiempo la disponibilidad de los recursos.

Por supuesto, lo que preocupa  son los efectos del cambio climático a nivel mundial provocados por la actividad humana en los últimos 50 años, podría suceder que la población nacional y mundial este controlada, pero si los efectos del cambio climático son irreversibles, se reflejará en un descenso en la producción de alimentos, lo que  generará guerras, enfrentamientos en todos lados.

Vamos a esperar, vamos a ver si por un lado se logra por fin  un control poblacional nacional y mundial, se necesita  un punto de equilibrio y un descenso de la población en los próximos   50  y 100 años, si esto se logra podría ser reversible el cambio climático.

Si la población nacional y mundial se controla y mediante el desarrollo corrige todo lo que tiene que corregir será posible  un mejor futuro, estoy seguro que lo hará,  no creo que se suicide en este  nuestro único mundo.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver