×

Aviso

Folder doesn't exist or doesn't contain any images

En el caso del partido político de Antorcha, el IEE debe actuar con cuidado

Gabriel Sánchez Andraca / Semana Política 

Todos sabemos que el Instituto Estatal Electoral se ganó a pulso un desprestigio fenomenal en el sexenio panista de 2010-2016, al grado de que el proceso para elegir al actual gobernador del estado tuvo que realizarlo el Instituto Federal Electoral, haciendo a un lado al organismo local, porque sus actuaciones siempre fueron calificadas de ilegales, de fraudulentas.

El IEE tiene ya nuevo presidente, el licenciado Miguel Ángel García Onofre y sin embargo, en sus primeras actuaciones, el Instituto Electoral del Estado no ha podido recobrar la confianza ni del electorado (todavía es muy temprano para eso) ni de los partidos políticos existentes en Puebla, y va a ser muy difícil y complicado que logre la confianza ciudadana, si no actúa con estricto apego a la ley y cuidando en todo momento, la limpieza y transparencia de sus acciones.

En el caso del registro, como partido político local que promueve la Asociación Antorchista Poblana, no está ocurriendo eso. Su actuación no ha sido clara y ya tiene criticas de la agrupación y acusaciones directas de estar actuando fuera de la legalidad con el fin de evitar que la organización antorchista, logre el registro de un partido político local.

Los antorchistas, una organización con 4 décadas de existencia y fundada en Puebla por poblanos de la mixteca, tiene estructura, organización, disciplina y línea ideológica bien cimentada; es decir, el IEE, organismo encargado de vigilar la realización de procesos electorales, con partidos bien organizados que cumplan los requisitos que la ley exige, debe actuar con mucho cuidado en este caso, para no crear problemas políticos que mucho dañarían la imagen de la entidad y que seguirían dañando la credibilidad ciudadana en las autoridades electorales.

Según el IEE, los antorchos han cometido varias ilegalidades que impiden que se les otorgue el reconocimiento como un partido político legal.

Según la agrupación antorchista, por voz de su vocero Aquiles Montaño, su organización ha cumplido con exceso las exigencias de la ley, para poder ser reconocido como partido.

Tiene 440 mil afiliados debidamente registrados ante las autoridades electorales del Estado; de las 18 asambleas exigidas por la ley, la organización realizó 23 con asistencia superior a la exigida en cada caso. Y todo esto, informan, ante la presencia de funcionarios del IEE que en todo caso dieron fe de los hechos.

La autoridad electoral, exige que para otorgar un registro de nuevo partido, los solicitantes deben tener presencia en 145 de los 217  municipios de la entidad y Antorcha demostró tenerlos en 175 municipios. La Asamblea Constitutiva se llevó a cabo el pasado día 26 de enero, es decir, todo el proceso se dio por terminado y siempre bajo la vigilancia de funcionarios del IEE, que ahora, se quejan, realiza una reunión secreta para negarles el registro, alegando irregularidades inventadas o no probadas.

Lo cierto es que el Instituto Electoral del Estado, no tiene mucho espacio para donde hacerse: todavía no se ha ganado la confianza ciudadana, pues fue un organismo electoral entregado al servicio del panismo morenovallista.

En ese sexenio se desprestigiaron grandemente las dos legislaturas locales por la enorme facilidad con la que aprobaban las ocurrencias del Ejecutivo tanto la mayoría panista, como las minorías priísta, perredista y de otros partidos. Fueron calificadas como las peores legislaturas de los últimos tiempos.

Se desprestigió la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, que nada hizo que no fuera acatar órdenes del Poder Ejecutivo. Y se desprestigió el IEE, que solo favorecía, en los procesos electorales, a los partidos que formaban alianzas con el PAN.

Las protestas de Morena, principalmente, hicieron que el Instituto Federal Electoral, asumiera la responsabilidad de preparar, organizar y realizar la última elección de gobernador del Estado y que se designara nuevo presidente de ese organismo, pero por lo que se ve, no hay cambios en su actuación.

Solo que ahora las cosas van a ser distintas. Los antorchos ya han anunciado su pelea legal, basada en los hechos y con pruebas contundentes derivadas de las actuaciones del IEE en este proceso; y además llevarán a cabo movilizaciones multitudinarias para reforzar su lucha.

Todo eso contribuirá a aumentar el desprestigio, bien ganado, que la autoridad electoral poblana ha tenido en los últimos años y eso no conviene a nadie y menos al pueblo y gobierno de la entidad.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver