El gran reto del nuevo gobierno en la seguridad social

Opinión Libre / Hipólito Contreras 

El Estado mexicano siempre ha tomado muy en cuenta la seguridad social para la población, y fueron los gobiernos del PRI los que la iniciaron.

Sólo 16 años después de que se instala el primer gobierno constitucional luego de la revuelta revolucionaria, se creó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el gobierno de Manuel Ávila Camacho. Fue un genial paso del gobierno mexicano para brindar atención médica a los trabajadores de México. 

El IMSS operó y sigue operando en forma tripartita, los recursos provienen del gobierno, las empresas y los trabajadores; entre los tres sectores se crea una gran bolsa para financiar al Instituto. Hoy el IMSS atiende a más de 50 millones de mexicanos, los trabajadores y sus familias.

Más adelante el gobierno crea la Secretaría de Salubridad y Asistencia (SSA), hoy Secretaría de Salud, para atender a la población abierta sin seguridad social. Posteriormente el mismo gobierno del PRI crea el ISSSTE, que atiende hoy a más de 13 millones de trabajadores del estado.

Vienen otras instituciones, como la que brinda atención médica a los militares y sus familias; después cada estado crea los institutos de seguridad social para los trabajadores de su estado.

Sumando todo eso ya son muchos millones de mexicanos los que tienen seguridad social, podrían ser más de 70 millones.

Sin embargo, aún queda un universo de más de 60 millones de mexicanos que no tienen seguridad social, sin que eso quiera decir que no sean atendidos; la Secretaría de Salud los ha atendido con precios bajos.

Después se crea el Seguro Popular que funcionó muy bien, no era gratuito, pero ayudaba mucho a la población, incluso se hacían intervenciones quirúrgicas a muy bajo costo, fue un buen seguro según opinan muchos beneficiados.

En el nuevo gobierno de Morena se da por terminado el Seguro Popular y se crea el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), mismo que se propone brindar atención gratuita a la población, se habla de los tres niveles de atención.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que el proyecto se hará realidad al cien por ciento a partir de diciembre del presente año, hoy ya opera, pero aún con deficiencias. Anunció recursos por 40 mil millones de pesos para mejorar la infraestructura y contratar más personal médico, enfermeras, personal administrativo y equipos.

El reto es grande, porque como se ha informado que el servicio será gratuito para la población sin seguridad social.

Creo que se podrá brindar este nuevo seguro popular, si arriba se pone fin a los elevados salarios de los funcionarios, si se pone fin a la corrupción, y si hay un manejo transparente de los recursos públicos; este es el objetivo del nuevo gobierno, acabar con los privilegios de la clase dorada, de la clase política acostumbrada a la riqueza a costa de los recursos públicos.

Tarea fundamental en este nuevo esquema de seguridad social será apoyar la cultura de la prevención, lograr que la gente, las familias, se cuiden, prevengan enfermedades, para esto es preciso mejorar la calidad educativa, la cobertura y generar más oportunidades para todos. 

Un pueblo educado y con empleo se enfermará menos, el Estado gastará menos en atención médica, por el contrario, un pueblo pobre, mal formado y desempleado se enfermará más.

El Insabi funcionará, será la carta de presentación del nuevo gobierno en materia de seguridad social, y quizás sea México el único país en el mundo que logre este reto. Algunos dicen que es una fantasía, que ni los países ricos lo han logrado, creo que los buenos gobiernos y los grandes pueblos sí pueden.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver