Opinión Libre / Hipólito Contreras

Hace apenas unos días que la  Secretaría de  Gobernación federal aprobó la Alerta de  Género en 50 municipios del estado de Puebla luego de mas de tres años que  organizaciones sociales  la estaba solicitando dado el alto número de  feminicidios que se cometen y el crecimiento de la violencia contra las mujeres.

La pregunta es por qué sólo en 50 municipios se declara la alerta de género cuando en Puebla  hay  217  y en cualquiera de ellos se pueden cometer agresiones contra las mujeres, en todos  hay riesgos de  violencia en general y en general contra las mujeres.

Con esta medida Puebla se  suma a  por los menos diez estados del país en donde se ha declarado la alerta de género, qué lamentable es que Puebla  esté entre los principales estados en dónde más agresiones se dan en contra de  las mujeres, ahora no sólo es el cuarto estado más pobre del país sino que ahora se le agrega ese diploma de agresión.

La alerta de género es una estrategia del gobierno que se aplica  con  el fin de  proteger más a las mujeres que son víctima de violencia, es una serie de medidas que se toman para dar atención a las mujeres agredidas,  se aprueban recursos federales para aplicarse en las diversas acciones como  asesorías legales, psicológicas, de protección, prevención, etc.

Ahora, una cosa es que se haya declarado la alerta de género en 50 municipios del  estado de Puebla, y otra que se aplique todo lo que esta establecido, una cosa es lo que dice la ley  y otra que se aplique.

En los otros estados en los que se ha declarado la alerta de género  el índice de violencia contra las mujeres no sólo no ha bajado sino que se ha incrementado, la medida  no ha dado resultados porque no se aplica correctamente.

Lo que debe quedar claro es que la alerta de género es sólo una medida auxiliar para atender el  grave problema de la violencia contra las mujeres, no es la solución, es parte de, con su aplicación se pretende reducir  el índice de violencia mediante diversas medidas.

Como siempre ocurre, el gobierno se tarda mucho para aprobar cosas que la sociedad le pide,  la alerta de género  fue solicitada hace más de tres años  ante el incremento de las desapariciones, feminicidios y violencia contra las mujeres, aparte de que es sólo una estrategia el gobierno se tarda mucho en atender una demanda social.

Sin embargo, vemos el problema  en toda su realidad, y no es exclusivo de Puebla sino de todo el país y del mundo, es un problema de actitudes, de cultura, de machismo, de orgullo, de supremacía que creen tener muchos hombres, una costumbre, una forma de ser arraigada y que sólo el tiempo la quitará, es probable, no se descarta.

Si la cultura avanza, si se forma  a una nueva generación de hombres  y mujeres, si se educa además de enseñar, si se aplica una educación humanista, si se trabaja  e insiste en los  valores humanos, si los adelantos tecnológicos  y las riquezas materiales se ponen  antes que los valores humanos,  si se logra que los hombres que se creen superiores y dominantes sobre las mujeres por fin dejen esa actitud, si se avanza en ese camino es probable que se elimine  en el mediano y largo plazo la violencia en general y en especial contra las mujeres.

Hay que cambiar mucho, la sociedad, el gobierno y las religiones tienen que ir unidos para cambiar la mentalidad  humana,  y lograr erradicar la violencia en general, lograr que miles y millones de hombres en México y el mundo dejen poco a poco esa mentalidad que tienen en el sentido de que se creen superiores a las mujeres y que son ellos los que toman las decisiones en todo, que el tiempo y la cultura los  haga cambiar y transformarse en amorosos y protectores hombres hacia las mujeres. Algunos dicen que esto no es posible, que los hombres de por sí son así y que nada los hará cambiar, pero si todo cambia los  hombres tienen que evolucionar, no pueden permanecer  igual.

No estamos hablando de que todos los hombres sean malos, hay muchos hombres  buenos, miles de hombres  buenos, esposos, ciudadanos, padres, amigos  maravillosos, a los que desde aquí mi respeto  y admiración.

El problema es con los hombres violentos y agresivos contra las mujeres, hombres que en esta sociedad no han podido ni querido  cambiar, su comportamiento es el mismo al de hace siglos, en ellos no hay cambios. Así como hay miles de hombres buenos, hay miles de hombres malos, agresivos y violentos, algún día  ya no lo serán.

Hay que cambiar muchas cosas, hay que crear las condiciones para la formación de una nueva sociedad, un nuevo sistema,.un nuevo modelo, hay que formar una nueva generación de seres humanos,  una generación más consciente, más protectora de la vida, menos materialista y más amante de la paz y el amor.

¿Se puede o no se puede? Creo que es posible, vamos a ver en México  las acciones del nuevo gobierno que habla de  la cuarta transformación, esperamos cosas buenas, pero tenemos que jalar  todos los mexicanos, todos  vamos por la paz, el crecimiento, la protección de la vida, la protección de los niños, las mujeres, nos más  violencia, no más   homicidios, ni feminicidios, no más, ni una sola mujer  agredida, nunca más, este  gobierno y esta sociedad avanzarán en ese camino, si esta sociedad y gobierno no lo hacen  ¿ quién lo va a hacer? Nadie.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver