La guardia nacional. Visión de AMLO. Visión del senado

Desde las Galias / César Musalem 

1.- Ocioso no: Después de que nuestra sociedad en la cual van incluidos los gobiernos: Federales, estatales y municipales, arroja 300 mil muertos casi todos jóvenes, sembrando infiernos en casi todo México, recordar que vivimos en guerra contra todos los tipos de delincuencia, nacida a la vez de la corrupción nacional nos coloca en el principio de realidad.

2.- Ello ha obligado al gobierno federal, a organizar detentes jamás vistas en el país, desde que el presidente Felipe Calderón Hinojosa inició la guerra continuada con Enrique Peña Nieto.

3.- La detente más vista contra la delincuencia, ha sido una lucha frontal contra los robos impunes cometidos durante años en Pemex, donde funcionarios, trabajadores, coludidos con otros, robaban combustibles a ojos vistos; ahí donde hay un conducto con líquidos.

3.1.- Adosada a esta acción, se está aplicando el ejercicio punitivo, limitando -aun no desapareciendo- la impunidad, dotando de apoyos para la sobrevivencia a los grupos fácilmente accesibles a ser delincuentes.

4.- La medida toral del Presidente de la República, ha consistido en iniciar la ley, que crea la Guardia Nacional, institución soñada por los reformadores liberales desde el siglo XIX, y olvidada en el XX.

5.- El senado aprobó la ley a días, pero descabezó brutalmente la esencia de ella, al designar a un civil como jefe de ella y no a un militar como propuso AMLO.

6.- ¿Qué diferencia hay entre uno y otro? Esencialmente la fama pública de políticos y funcionarios de los 3 tipos de gobierno, que contagiados de la cultura de la Gandalla Nacional, lo que tocan lo vuelven de su propiedad instantáneamente. A lo contrario del militar, que formado bajo el espíritu de cuerpo, bajo el honor, el deber y la disciplina entendida como lealtad, dominan la Condición Humana, cediendo sus valores en casos excepcionales.

7.-Esta idea es mostrada desde Felipe Calderón en TV, radio, prensa escrita o redes, cuando nos informamos fidedignamente del atacar, aniquilar o perecer de tropas terrestres o marinas, incluyendo sus naves aéreas en la guerra contra todos los delitos, mientras que los cuerpos policiacos, los fiscales, los funcionarios, tienen décadas sirviendo como cómplices a los anti sociales.

8.- Un jefe civil, de tropa en guerra, contra un ejército delincuencial organizado con recursos ilimitados en dólares, con cientos de miles de jóvenes que por imitación extra lógica poseen deseos temerarios de esa edad: aventurerismo o carencias de una sociedad sin ingeniería de organización social, están en aptitud de incorporarse como reclutas cuando sean llamados, bajo una divisa conocida:

“Aquí se muere uno, pero ya conocí a muchas morras, y bebí whisky y coñac. Esto es la vida dicen mis corridos”.

Suponer que el mando civil escogido de entre los partidos, bajo “arduas negociaciones” difundidas por todos los columnistas de las fuentes diputadiles o senatoriales, llegue a ese alto sitial en ese instante serán designados los funcionarios al alimón como usual es, erosionando al segundo, lo duramente concebido para alcanzar la paz deseada.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver