Imprimir esta página

Pacheco Pulido, era el mejor, es la opinión generalizada

Semana Política / Gabriel Sánchez Andraca

El hecho que de cuarenta y un diputados locales, pertenecientes a todos los partidos políticos de Puebla, hayan elegido al licenciado Guillermo Pacheco Pulido como gobernador interino, habla del acierto que los legisladores tuvieron en este asunto.

De los cuarenta y un diputados que estuvieron en la sesión del lunes, cuarenta se decidieron por el experimentado político y solo uno se abstuvo.

Votaron por él, priístas, morenistas, perredistas, panistas, petistas y de otros partidos pequeños. Fue una elección de unidad y las razones fueron simples: Pacheco Pulido tiene una larga trayectoria dentro de la política local: ha sido todo. Desde diputado local, diputado federal, presidente municipal de la capital del estado, secretario de Gobernación, presidente estatal del PRI y del sector popular de ese partido, dos periodos completos ha sido presidente del Tribunal Superior de Justicia; pero además de ser poblano, de haber realizado todos sus estudios en Puebla, de tener una larga trayectoria académica en la BUAP y otras instituciones de educación superior, es un hombre carismático y su trabajo político lo ha desarrollado con un gran sentido humano.

Sabe negociar: ha tenido tratos a través de su desempeño en diversos cargos públicos, con personas de todas las clases sociales; en fin, es uno de esos políticos de los que por desgracia ya escasean.

Al rendir protesta como gobernador interino del Estado, en su mensaje después del pésame a los familiares de la gobernadora Martha Erika y del senador Rafael Moreno Valle por esas irreparables pérdidas, se refirió a los principales problemas del Estado, mismos que en la medida de lo posible, serán objeto de su atención.

Puebla, dijo, es un estado que está encarcelado en la injusticia, en la miseria y en la inseguridad. Esto lo vemos en la prensa de hoy, en la de ayer, en la de antier.

¿Por qué tenemos inseguridad? Yo diría que esto se debe a que hay dos instituciones fundamentales en nuestro estado, que han sido, en cierto aspecto, abandonada;, no sé si por el propio Ejecutivo o por qué institución. Y la impunidad es la  que nos está haciendo daño, porque es la que genera los fenómenos de violencia y todos los fenómenos sociales que se dan en esta comunidad.

Puebla tiene problemas y discusiones políticas severas. Esto nos lleva a pensar que lo que nos hace falta, y la medicina más fácil para lograr la unidad de los poblanos, es esa, la unidad.

Debemos estar unidos. Eso es lo fundamental y la demanda que debemos hacer todos los días. Si somos unidos seremos fuertes, si somos unidos seremos libres, dignos. Todos somos poblanos, vayamos por la unidad.

Con ese llamado a la unidad para poder afrontar los problemas más difíciles que sufre  Puebla, Pacheco Pulido, inició la más importante responsabilidad que haya tenido a lo largo de su vida política.

Como gobernador interino estará solo cinco meses en el poder, pero su estancia al frente del gobierno estatal, coincide con una descomposición social, política y económica, como nunca antes la había tenido.

De ahí su interés por lograr la unidad de los poblanos. Solo con unidad y un plan bien hecho y contando con los recursos humanos y materiales necesarios, podrán superarse los problemas principales de la entidad, para poder avanzar en todo lo demás.

La gente tiene confianza en el gobernador interino. Sabe que lo corto de su estancia en el poder no le permitirá remediar la problemática general del estado totalmente, pero confía en su capacidad, en su experiencia política y sobre todo en el amor que siempre ha demostrado a Puebla, que pondrá todo su empeño para dejar las bases sobre las que el próximo gobierno habrá de continuar la reconstrucción de lo que se ha destruido en tan poco tiempo.

Puebla tiene un alto índice de robo de combustible; elevado número de crímenes, sobre todo en las regiones rurales de la sierra norte, la mixteca; elevado número de feminicidios; que ha sufrido baja importante en su economía y que sin unidad, sin responsabilidad, sin que las dos instituciones gubernamentales que han sido abandonadas a su suerte, estén siendo reconstruidas, muy poco podrá lograrse para terminar con esos males.

 

Valora este artículo
(0 votos)