Semana Política / Gabriel Sánchez Andraca

Te hemos venido hablando, en los últimos días, de los graves problemas que confrontan los tres partidos tradicionales de nuestro país, PRI, PAN y PRD, problemas que amenazan seriamente su existencia, pues si ya confrontaban graves desavenencias internas, las elecciones del pasado primero de julio, los colocaron a la orilla del colapso en lo político, en lo económico y en la social.

Los tres partidos políticos emblemáticos de nuestra incipiente democracia fueron arrasados por un tsunami llamado “Morena”, que obtuvo la Presidencia de la República, la mayoría en el Senado y la mayoría en la Cámara de Diputados. Es el partido más joven de México, supuestamente de izquierda, conformado por tránsfugas del PRI, del PAN y del PRD, básicamente, que forman el Movimiento Regeneración Nacional.

Como “movimiento” Morena arrasó, pero habrá que esperar casi tres años, para saber si ese “movimiento”, se convirtió en un nuevo partido político, con una línea ideológica concreta, con estructura y organización de partido.

Como se ven las cosas, el partido de Andrés Manuel López Obrador, podría tener un colapso en las elecciones de la mitad de su periodo, cuando se renueve la Cámara de Diputados. Hay que recordar, que Vicente Fox, que como buen panista presumió antes de tiempo, a su “gabinetazo”, en las elecciones intermedias perdió 50 diputaciones.

Y Vicente Fox, no llegó para cambiar al sistema, como sí lo está haciendo López Obrador, sino para continuar por el camino trazado por el PRI, al que en su campaña, tanto criticó, al grado de decir, que con los priístas como gobernantes, el país ya llevaba 71 años perdidos.

Bueno, ahora el gobierno lopezobradorista, sí está haciendo cambios radicales que están afectando los intereses de los integrantes de la “mafia del poder”, que hacen todo para desprestigiar al nuevo gobierno, pero eso se puede ver como normal, tampoco se van a quedar de brazos cruzados.

Eso no es lo grave. Lo realmente serio, lo que afecta en mayor grado al grupo en el poder, son las desavenencias internas de los “morenistas” que en el caso de Puebla, están alcanzando grados verdaderamente alarmantes.

Parece una guerra de todos contra todos: José Juan Espinoza “el JJ”, Gabriel Biestro, dirigente estatal y diputado local; la presidenta municipal, Claudia Rivera, el diputado federal Fernando Manzanilla, la dirigente nacional; el diputado local Emilio Maurer, en fin, todos los más famosos morenistas poblanos, están enfrascados en una guerra interna, en la que unos golpean a los otros, y muchos de estos contestan y se arma la de San Quintín.

Solo tienen unas semanas de haber asumido el poder y ya están más divididos que los del PRD, que cuando fundaron su partido, ya iban divididos y lo siguen estando ahora que casi se ha desintegrado.

Si Morena no decide volverse partido político y dejar ser movimiento, para lo que debe establecer una línea ideológica base, tener estatutos que permitan dirimir las diferencias internas de acuerdo a las reglas que se hayan establecido, si no entienden dirigentes y militantes que la unidad es básica para cualquier organización política, si no se deciden a madurar humana y políticamente hablando, pues entonces en las elecciones intermedias van a sufrir un bajón, que los va a ubicar al borde del precipicio.

No solo perderán ellos, sino el pueblo de México, que con tanta esperanza logró llevar al poder a un López Obrador, después de tres campañas políticas.

El presidente no lo puede hacer todo. Cuenta con gran respaldo popular, pero si quienes deben ayudarlo a gobernar no lo ayudan, si se colocan prácticamente contra él; si confirman el dicho de que los políticos inteligentes que llegan al poder se atarantan y los no inteligentes se vuelven locos, pues entonces en vez de ser sus aliados, son sus enemigos o simples estorbos a los que hay que quitar.

Mauro González Rivera, destacado periodista poblano, recibió en el recinto parlamentario del Congreso de la Unión, en la ciudad de México, un reconocimiento por su trayectoria dentro del periodismo poblano.

Junto con otros 79 periodistas de todo el país, fueron reconocidos por los diputados federales.

Mauro González ha trabajado desde hace más de 50 años, en diversas publicaciones periódicas. Fue jefe de redacción de El Heraldo de México en Puebla, cuando ese diario era propiedad de los señores Alarcón, ha sido titular de comunicación, con los gobernadores Guillermo Jiménez Morales y Melquíades Morales Flores y actualmente es columnista político de un diario digital.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver