Gabriel Sánchez Andraca

En su informe de trabajo correspondiente al 2018, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Puebla, Héctor Sánchez Sánchez, reveló, ante el gobernador del estado Antonio Gali, los graves problemas a los que se enfrenta el Poder Judicial del Estado, empezando por una aguda deficiencia de jueces para poder atender las necesidades crecientes de la población.

Hay solo 126 jueces para cubrir la demanda de una población superior a los 6 millones de habitantes.

Eso provoca una sobrecarga de trabajo del triple de la estandarizada a nivel nacional.

Hay seis regiones judiciales en la entidad, con 13 Casas de Justicia, un centro de justicia penal y 59 juzgados en los que se han registrado 3 mil 59 carpetas judiciales, 7 mil 199 audiencias y 36 mil 849 acuerdos.

Y eso no es todo. En la región centro que integran los distritos de Puebla, Tecali y Tepeaca, se concentra el mayor número de asuntoss penales y audiencias, con un total de 3 mil 835 audiencias.

Lo anterior obligó al Tribunal Superior a duplicar el número de jueces en la región pasando de tres a seis jueces, en lo que va del año.

Todo eso, aunado a que el actual Fiscal General del Estado, Guillermo Higuera, encontrara una Fiscalía General de Justicia en ruinas, según afirmó, explica las razones por las que hay tanta desconfianza de la ciudadanía en los órganos de justicia en Puebla; que la mayor parte de los casos no se denuncien y que un altísimo número de delitos cometidos por delincuentes organizados o desorganizados, queden impunes.

Ya no tocará resolver estos gravísimos problemas al actual gobierno, pero el que viene, sea del partido que sea, tendrá que poner atención en estos problemas si se quiere recobrar la confianza ciudadana.

De nada sirve que se capacite mejor a la policía, que se mejoren sus sueldos y que metan a la cárcel a los delincuentes, si éstos van a salir libres para seguir delinquiendo, por las carencias y fallas de los órganos encargados de procurar e impartir justicia o lo peor, que los ciudadanos ni siquiera se atrevan a denunciar a los delincuentes porque están convencidos de que eso no les garantiza que se les hará justicia.

Muchas veces se gastan importantes cantidades de dinero para hacer obras innecesarias pero aparatosas, que se vean, y no se atienden requerimientos básicos de gran beneficio para la población, como el de procurar e impartir justicia para acabar con la inseguridad y disminuir al mínimo la criminalidad en Puebla.

En Casa Puebla, el gobernador Antonio Gali Fayad, se despidió de la prensa poblana pues en los próximos días terminará el corto periodo para el que fue electo.

Hizo un recuento de lo que pudo llevarse a cabo durante su gobierno, que no es poco, y afirmó algo absolutamente cierto, que siempre encontró el apoyo de los medios de difusión y que él fue respetuoso de la libertad de expresión.

Tony Gali, como coloquialmente se le conoce, efectivamente fue respetuoso con la prensa. La crítica nunca le incomodó; por el contrario, le sirvió para corregir algunas cosas y siempre se mostró amigable con todos los periodistas.

Junto con su esposa, la señora Dinorah López, formaron una pareja carismática, cordial con todos, que se ganó la simpatía, no solo de la gente de prensa, sino de personas de todas las clases sociales. Son muchos los ciudadanos que lamentan que Tony, solo haya gobernado a la entidad durante dos años. Les hubiera gustado, así los expresan, que hubiera estado en el poder, un sexenio completo.

En el impresionante (arquitectónicamente) Centro de Convenciones de Ciudad Universitaria, el rector, Alfonso Esparza Ortiz, se reunió con directores, propietarios, reporteros y columnistas de los medios de difusión en Puebla, para despedir al año.

Habló de los proyectos que se han concretado ya en la BUAP y de los que se tienen a futuro.

La BUAP, en la administración de Esparza Ortiz, ha tenido avances no solo en el mejoramiento y ampliación de sus instalaciones, que han permitido ampliar la capacidad de cupo en la mayor parte de las facultades y escuelas de la institución, sino sobre todo, en el mejoramiento académico.

Puede afirmarse que en estos momentos, la universidad pública más importante del estado, es también, una de las mejores instituciones de educación superior del país y que sus egresados compiten con éxito en el mercado de trabajo, con profesionistas surgidos de universidades y tecnológicos tanto nacionales como internacionales.  

Las autoridades municipales han iniciado el proceso para revertir la privatización del servicio de agua potable en la ciudad de Puebla, integrada una Comisión del Agua, conformada por regidores de todas las expresiones partidistas.

Si hay algo que ha molestado tanto a los ciudadanos de Puebla capital, ha sido la privatización del servicio, sobre todo porque esa privatización, fue acompañada con un aumento de tarifas que nadie ha querido o intentado detener.

Hay organizaciones de usuarios del servicio, que han promovido amparos contra los aumentos de tarifas y los abusos que se cometen para los cobros atrasados, que han ganado un buen número de amparos.

La Comisión del Agua, que se ha formado, actuará de acuerdo con la ley, en primer lugar para parar los abusos y luego para dar marcha atrás a la privatización a fin de que el Ayuntamiento recobre el control del servicio.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver