Semana Política / Gabriel Sánchez Andraca 

Qué necesidad había de que antes de asumir el poder, Morena ya tuviera un desgaste importante que ha hecho dudar hasta a sus fieles seguidores. López Obrador, el presidente electo, será el presidente que llegue con mayor consenso a la Presidencia de la República, en toda la historia de este país. ¿Había necesidad de implementar un remedo de consulta popular para determinar si se continuaba con el proyecto del nuevo aeropuerto de la ciudad de México o se desechaba? El presidente de la república, podría haberlo decidido sólo, con apoyo de estudios técnicos de especialistas de primer nivel y punto.

El problema es que las izquierdas, lo vimos en la ahora BUAP, cuando el Partido Comunista estuvo en el poder, en su afán de parecer muy democráticos, caen en el “asambleismo”; en el caso de la BUAP, para “consultar a las fuerzas populares”, en este caso estudiantes, maestros y personal administrativo y de servicio, cualquier medida sobre la organización, mejoramiento o cambio de alguna disposición anterior que estuviera vigente y que no conviniera a la comunidad universitaria.

El resultado siempre era, el que la cúpula en el poder quería que fuera. Pero las cosas se hacían guardando las formas, por lo que todos quedaban contentos.

¿Para qué pelearse con el sector privado, que ya se sabe que se opondrá siempre a lo que no convenga a sus intereses?

Lo de la consulta mal hecha, mal diseñada y que resultó en realidad un fracaso porque no convenció a nadie, era lo que los propios empresarios, la “mafia del poder”, como dice o decía el próximo jefe de las instituciones, necesitaban para iniciar una campaña negativa contra el próximo gobierno.

Ahora tenemos a una clase empresarial enojada y a una clase media espantada por todas las siete plagas que se dice, caerán sobre nuestro país.

Pero también las clases trabajadoras asustadas por la pérdida de empleos que dicen está en puerta.

Los señores de Morena deben recordar siempre, sobre todo ahora que están empezando, una frase de uno de los dirigentes priístas más reconocido, don Jesús Reyes Heroles; “En política, la forma es fondo”.

En otro escenario, en la pasada sesión en el del Congreso local, hubo otra exhibición de los señores diputados que tanto divierten a los observadores de todas las tendencias.

La sesión que debió haberse iniciado a las 11, se inició a las 12. Se iban a tratar 29 puntos, pero dos de esos asuntos tuvieron una discusión de tres horas y como a las 15 horas debe consultarse a la asamblea, si se continúa la sesión o se suspende para continuar las discusiones en la siguiente sesión, pues la asamblea decidió que se suspendiera.

Los asuntos que provocaron las discusiones más largas y agresivas, fueron el referente a la nueva reglamentación de los anuncios espectaculares, y el relativo al privatizado servicio de agua potable de Puebla.

Los diputados del PAN y de Morena, se enfrascaron en una pelea verbal que les llevó mucho tiempo y cuando solo habían desahogado o discutido siete de los veintinueve asuntos en cartera, decidieron suspender la sesión.

Los más aguerridos representantes populares de la alianza de Frente por Puebla, fueron Marcelo García Almaguer, que ya le agarró la onda a eso de discutir con los morenos y Carlos Morales. Del otro lado estuvieron en el combate cuerpo a cuerpo; José Juan Espinosa, Eruviel González, Héctor Alonso Granados y otros, del frente “Juntos Haremos Historia”. Lástima que nos dejaron en suspenso.

El punto débil del Partido Movimiento Regeneración Nacional, por lo menos en Puebla, son los ayuntamientos. Ese partido ganó los municipios más importantes del estado, entre ellos Puebla-capital y Tehuacán, segundo municipio más importante del estado.

En dos semanas escasas, ya renunciaron los directores de seguridad municipal de Amozoc; Juan Elvira Camarena, coronel retirado; Diana López Ferrusca, de Acajete (que nos dicen fue sustituida por otra mujer) y Jesús Macario Vaquero, de Teziutlán.

El presidente de Amozoc, ya se hizo famoso por amenazar a sus regidores desde el primer día del inicio de su gestión con una pistola, para firmar un acuerdo que varios se negaban a suscribir; y el presidente de Tehuacán, tiene conflicto con Morena, que lo llevó al poder, por colocar en los puestos de gobierno municipal, a panistas y morenovallistas, lo que era de esperarse, pues él pertenece, nos informan, a ese grupo y no a Morena que lo postuló.

Hasta el momento, el partido Movimiento Regeneración Nacional, no se ha preocupado por preparar a su gente para ejercer el poder y dar buenos resultados, como todo mundo espera.

La mayor parte de quienes son representantes populares o de los que presiden los principales ayuntamientos del Estado, son primerizos en política, como se dice comúnmente, no tienen oficio y al parecer ni sensibilidad y necesitan con urgencia ser capacitados para que puedan hacer un buen gobierno y prestigien, en vez de desprestigiar, a su partido.

El partido de López Obrador, arrasó en las pasadas elecciones de julio, pero el pueblo espera buenos resultados. Si no los obtiene a nivel nacional, a nivel estatal o municipal, podría ser el inicio y despedida de Morena en el poder.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver