De nada han servido tantas instituciones de nivel  superior públicas y privadas, tantas políticas de desarrollo urbano, tantas acciones, foros sobre el desarrollo  y planeación de ciudades,  si  no se ha podido regular, controlar y planificar el crecimiento de la  Ciudad de Puebla.

La  Ciudad de  Puebla  en  los inicios de la década de los  70  tenia  aproximadamente 450 mil habitantes,  podía recorrerse  caminando de norte a sur y de oriente a poniente en  dos  horas,  era una ciudad tranquila, manejable, con bajos índices de inseguridad, con suficiente agua, con muchas reservas de  bosque, con bajos niveles contaminantes, menos desempleo, con una sola universidad pública pero suficiente para  todos los jóvenes que deseaban estudiar.

Hoy,  48 años después, la Ciudad de Puebla y su zona metropolitana, quizás ande cerca de los 4 millones de habitantes, es decir, en menos de   50 años sus población ha crecido en casi un  800 por ciento, la ciudad se ha  extendido en todas direcciones, y se sigue extendiendo, está ya tomando  cerros porque  el valle  lo está agotando.

¿ Por qué creció tanto la ciudad?  Por la explosión demográfica también incontrolable,  llegaron  cientos de miles  campesinos  que huyeron de sus comunidades para asentarse en la  ciudad, con el sismo del  85 y los siguientes  que han ocurrido, otros cientos de miles se vinieron a Puebla. Así se formó este monstruo de ciudad.

El problema es que la  capital del estaodo con su zona conurbada sigue expandiéndose por todos lados, está tomando o invadiendo zonas agrícolas, está tomando  las pocas zonas verdes que quedan.

Las autoridades estatales  y municipales lejos de frenar este  desbocado crecimiento, lo  incentivan y protegen, se otorgan permisos de construcción todos los días  sin mayor problemas, las poderosas empresas compran  tierras en donde aún hay y siguen construyendo  de todo, sobre todo vivienda y  zonas comerciales.

La gente sigue llegando  a la capital poblana y zona conurbada, el campo se va despoblando, la producción de alimentos de decrece, la  población se vuelve  más urbana, consumidora y  agresiva con el medio ambiente.

La enorme ciudad de Puebla enfrenta problemas diversos, pero el de inseguridad es el mayor, como el desempleo crece la consecuencia es el delito  para la adquisición de recursos.  El  gobierno  toma medidas, incrementa los recursos para combatir la delincuencia, pero es superado, no puede con tanto delincuente, los que si bien son detenidos en pocas  horas son  puestos en libertad porque no hay a dónde  llevarlos.

La  ciudad monstruosa que tenemos tiene  quizás un millón de automotores  los que gastan  toneladas de gasolina todos los días a pesar de su elevado precio, lo que genera  una fuerte agresión al medio ambiente, un aire menos respirable, los autos siguen creciendo todos los días al mismo tiempo que la población.

Los ríos de la  ciudad   están  inservibles, muertos, contaminados, todos los días reciben toneladas de contaminantes por  parte de los municipios e industrias.

Puebla es la ciudad con mayor número de  universidades después de la  Ciudad de México, mucha cultura, mucha ciencia, muchos profesionistas, pero esto de nada ha servido para planificar y ordenar la ciudad, para frenar su acelerado crecimiento.

El gobierno estatal  y municipal realizan diversos eventos relativos al manejo de la ciudad, foros nacionales e internacionales sobre municipalismo, pero  de nada ha servido para  controlar el crecimiento de la ciudad, han  sido eventos  mediáticos, de reflectores.

¿ Hasta dónde va a seguir creciendo la Ciudad de Puebla y su zona metropolitana? Si sigue así en poco tiempo va a alcanzar a Atlixco, San  Martín Texmelucan, Tepeaca, Acajete, y  ya no se podrá vivir en ella porque quizás  se llegue a lo 10 millones de habitantes.

A pesar de que  Pueblas ya es una monstruosa ciudad, estamos a tiempo de frenar su crecimiento, de no permitir que se siga extendiendo por los graves problemas que se generarán, sobre todo la escasez de agua que se ve venir.

El modelo económico es el que genera  este crecimiento descomunal de ciudades, mientras siga el mismo modelo nada cambiará. El modelo llama al consumo, al derroche,  al daño ambiental, y así, la  ciudad seguirá creciendo, como un  río turbulento que arrastra todo.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver