Sin duda, la educación, la mejor educación, es la base  del desarrollo de toda comunidad, de toda sociedad. La educación es el centro, el corazón de un pueblo, de un país, del mundo, de la educación depende todo.

La educación debe servir para  formar  a un buen ser humano,  así como el escultor  va formando su  obra hasta lograr  una bella pieza, de la misma forma la educación  forma seres  humanos buenos, capaces, responsables, solidarios.

La educación  no es de ahora, es de hace siglos y milenios, los  romanos educaban, los griegos educaban en la  vieja Europa, los  aztecas  y los mayas educaban en la nueva  América.

Dicen  que hay muchos modelos educativos, muchos sistemas de enseñanza, muchos métodos, la pedagogía y sus áreas es la que se encarga de eso, sin embargo, todo lo que se necesita es que se eduque para pensar, para  involucrarse, solidarizarse, comprometerse, organizarse y sumarse a la diversas tareas con un solo fin, lograr  la felicidad de todos y proteger la vida en todas sus manifestaciones.

No creo que sea tan complicado que la educación logre esos objetivos. Educar, creo, no es recibir conocimientos y desarrollar habilidades en las diversas materia, sino que  además de dominarlas los  humanos las aplique para beneficio de todos.

Si un  estudioso del derecho por ejemplo, se capacita, estudia y se vuelve un conocedor de las leyes,  sus misión es defender los derechos de las personas, nunca ir en contra de ellos. Este estudioso del derecho no  lo hizo para enriquecerse, lo hizo para  vivir  con dignidad y servir a  la comunidad.

Un estudioso de la medicina, especialista en un área, su misión de  proteger la salud de la gente, de la comunidad, vivirá de su profesión, pero  no se va a hacer millonario a costa de la sociedad.

Sí, hay que dominar las habilidades, hay que tener los conocimientos más actualizados, pero más importante es orientar todo eso para beneficio de  la comunidad, la comunidad necesita el apoyo de los  ciudadanos que educó  y formó, ahora espera la recompensa, el apoyo solidario para  atender todos los problemas que enfrente.

La educación  no es un negocio,  no debe serlo, la educación no es para lucrar con la sociedad, la educación es para servir a esa sociedad que  educó  a su hijos, ahora  a los hijos les corresponde devolver el  favor.

El Estado tiene por compromiso brindar educación a la población,  con los impuestos que paga la sociedad el gobierno desarrolla diversas actividades, entre ellas brindar educación, por lo tanto  no tiene  que cobrar por otorgar educación, los impuestos   la cubren.

El Estado debe ajustarse a lo que establece el artículo tercero constitucional: la educación será laica, gratuita  y obligatoria, sólo habría que hacer  un agregado, gratuita en todos los niveles educativos.

Los padres de familia no  tiene que  pagar las famosas cuotas escolares que se han vuelto obligatorias,  deben acabarse esos  abusos de unos cuantos, la educación  pública debe ser gratuita, aunque en realidad se paga con los impuestos.

Quien quiera y pueda pagar  una educación privada está en sus derecho, pero el Estado debe garantizar  educación   pública gratuita para todos.

Lo  que el Estado tiene que hacer es  desarrollar  una nueva política educativa y lograr que ésta sea humanista,  que rescate valores y que en general forme una nueva generación de ciudadanos.

Esto es lo que se espera en nuevo  gobierno que iniciará funciones el  uno de diciembre, no es una tarea sencilla, pero posible.

Si se  logra  en México reorientar la educación se empezarán a resolver los grandes problemas nacionales: la pobreza, inseguridad, desigualdad,  injusticia, daño ambiental, salud   pública, etc. La educación es la base  de la felicidad, el desarrollo y el equilibrio ecológico.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver