“Esto no se acaba, hasta que se acaba”; dicho popular

Gabriel Sánchez Andraca

Un amigo abogado, ducho en cuestiones electorales, nos dice que el asunto de la elección de gobernador en Puebla, no está terminado: concluido el recuento de voto por voto casilla por casilla, el Instituto Estatal Electoral, tiene hasta el día diez de este mes de octubre, para decidir si la señora Martha Erika Alonso, es gobernadora electa o no. Pero faltará otro paso que será el definitivo.

El Pleno del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, reunidas ya todas las inconformidades de uno y otro bando (Por Puebla al Frente y Juntos Haremos Historia) determinará si hay razones para anular la elección de gobernador o no. Si la hay, el Congreso local deberá designar a un gobernador interino, puesto que la resolución se dará en diciembre, poco antes de que finalice el periodo para el que fue electo Antonio Gali Fayad, y éste convocará a una nueva elección.

Las campañas para la nueva elección, no podrán tener una duración de más de sesenta días, es decir, que el asunto podría resolverse en cuatro o cinco meses cuando mucho.

El gobernador interino, podría ser alguien que tenga prestigio como persona y como profesional o que pertenezca a una institución de prestigio. Podría ser un diputado, un funcionario público, rector de alguna universidad, en fin, alguien que sea conocido y en quien confíe la gente.

Para los panistas el asunto ya está resuelto y en los próximos días, harán campaña para hacer creer a los ciudadanos, que doña Martha Erika, ya es prácticamente la gobernadora electa, pero los morenistas creen lo contrario, que habrá anulación de la elección de gobernador y que se convocará a un nuevo proceso.

Los priístas dicen que tan puede ser una como otra cosa y que lo mejor es esperar. Reconocen que hubo anomalías, pero... No hay que olvidar que los militantes del PRI, de esto sí saben. Su oficio, su olfato político, les dice que la solución al problema tiene que venir como la lluvia, “de arriba”. El plazo para decidir si doña Martha Erika se queda o no, casi coincide con la conversión del presidente electo a presidente en funciones, y como dijera Cantinflas: “Ahí está el detalle”.

La forma es fondo” escuchamos que dijo en una conferencia que dictó en la Biblioteca Palafoxiana, el entonces presidente de la república, José López Portillo y su dicho bien puede aplicarse al tema de la boda del hombre de confianza del presidente electo, César Yánez.

Fue una boda que por la forma en que se realizó aquí en Puebla, dio mucho de que hablar entre la gente común, pues el mensaje que se dio a la ciudadanía, es que todo seguirá igual, que los de Morena, llegan al poder, no para encabezar la cuarta o quinta transformación del país (hay quienes afirman que la cuarta la hizo Carlos Salinas, con su neoliberalismo que mandó por un tubo a la doctrina, la política social y el programa de acción del priismo, llevándonos a la difícil situación en que estamos) El populacho y hasta los reporteros y fotógrafos que cubrieron el evento, tuvieron que formarse tras las rejas y observar como la nueva clase política del país, la de “primero los pobres”, actuaban exactamente igual que quienes constituyen “la mafia del poder” a la que supuestamente derrotaron.

Bien pudo haberse realizado una boda digna, discreta, que respondiera a lo que la gente considera que sería la cuarta transformación y que además, fuera de acuerdo con la política de “austeridad republicana”, decretada por el propio Andrés Manuel López Obrador.

El PRI no está cruzado de manos. La semana pasada estuvieron aquí miembros de la dirigencia nacional, encabezados por la presidenta nacional de ese partido, Claudia Ruiz Massieu, quien sostuvo reuniones con líderes, con militantes y con jóvenes, tanto en esta capital, como en Tepeaca y en Cholula y tuvo con todos un diálogo abierto, en el que las bases priístas expusieron sus inquietudes y sus reclamos.

Las personas que participaron en ese intercambio con la dirigencia nacional del partido tricolor, pudieron echar de su ronco pecho, reclamar lo que no les parece bien y hacer preguntas incómodas, como si hubo entrega del poder mediante negociaciones, si estaba negociada la gubernatura en Puebla, etcétera.

Doña Claudia dio respuesta puntual a todas las interrogantes y se fue satisfecha de los resultados obtenidos.

El dirigente estatal, Javier Casique, que es diputado local, consideró que los trabajos para reorganizar sus huestes en la entidad, deberán comenzar tan pronto se resuelva lo de la elección de gobernador, pues a la mejor se repite el proceso y habrá necesidad de realizar una nueva campaña.

Dice que se está trabajando en la reorganización de las bases, a fin de ver con quienes se cuenta realmente, quienes responden a los llamados de unidad y están dispuestos a trabajar en serio para reposicionar a su partido.

Mientras no haya una solución al problema de la elección de gobernador, él seguirá siendo el dirigente estatal, pues si el proceso electoral se repite, él tendrá que estar al frente del tricolor hasta que ese proceso termine.

En la coordinación de los diputados del PRI en el Congreso local, está y seguirá Rocío García Olmedo, quien por cierto ha demostrado el oficio y el conocimiento de la ley, que debe tener un representante popular ante el Congreso.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver