Hipólito Contreras

En la histórica elección del uno de  julio no representó el fin del modelo económico en México,  sino  su continuidad, al menos hasta ahora no se ve nada  que  diga lo contrario.

Debe reconocerse que la del uno de julio fue una elección  histórica en la que  más de  30  millones de ciudadanos  decidieron darle  fin a los partidos que gobernaban el país, simplemente le entregaron el poder a otro partido al que le tuvieron más confianza.

Eso  fue todo lo que pasó el pasado uno de julio,  más de 30  millones de mexicanos  le pusieron fin a la  hegemonía de dos partidos que controlaban el país desde hace  90 años, dijeron, ya basta, démosle el poder a otro partido para ver  si hace mejor las cosas, si gobierna mejor.

Eso fue todo  lo que pasó en la elección del uno de julio, la gente se cansó de dos viejos partidos y votó por uno nuevo, el que  le prometió cambios   para mejorar las cosas en todos los sentidos: en seguridad, salud, educación,  campo, empleo,  ecología, etc.

El partido que ganó la elección  nunca habló de un cambio de sistema o de  modelo económico, habló de un cambio de estrategias en la forma de gobernar con el  fin de mejorar  todo, elevar el nivel de vida de la población, apoyar el campo, distribuir mejor la  riqueza nacional,  construir  una o dos refinerías para  importar menos gasolinas, bajar  lo sueldos y privilegios de  los altos funcionarios, eliminar las pensiones a los ex presidentes, aumentar los apoyos a los grupos  vulnerables, mayor cobertura en educación pública en todos los niveles, etc.

Eso es lo que prometió el  partido ganador de la elección, nunca habló de un cambio de modelo económico, por  lo tanto el modelo sigue, continúa.

Las  reuniones que ha tenido el Presidente Electo con los grupos empresariales  aseguran la continuidad del modelo pues los dirigentes de los organismos empresariales se sienten satisfechos con  las declaraciones del Presidente, nunca han expresado su inconformidad, sino todo lo contrario, consideran que sus  intereses están a salvo.

Por lo tanto si el modelo económico sigue, siguen los grandes grupos empresariales que controlan las comunicaciones,  la telefonía, la televisión, la radio,   el campo, la comercialización de  alimentos, de productos en general, la educación.  el turismo,  la industria en  los diferentes campos, el deporte, etc.

Por supuesto, no se sabe lo que ocurra cuando entre en funciones el nuevo  gobierno, no sabemos si tome  otras medidas o  impulse políticas diferentes a las que hasta ahora se conoce como es  la descentralización de  Secretarías y la desaparición de delegaciones federales, de lo que  viene  nada se sabe.

Debe considerarse que ideológicamente el nuevo   gobierno no es  izquierda pura sino de centro izquierda, tolera  el libre mercado, acepta la existencia de ricos  y pobres, lucha por el mejoramiento  de los grupos rezagados o en pobreza.

Así como se ven las cosas, en el nuevo gobierno seguirá habiendo monopolios en los diferentes sectores,   en la televisión comercial seguiremos viendo lo  mismo, nada cambiará, seguirá habiendo una clase alta con mucho poder, y las demás clases sociales, desde la clase media alta hasta llegar a los que están  no solo en la  pobreza sino en la pobreza extrema, seguirá la misma escalera de clases sociales, igualarlos a todos no está en las metas del nuevo gobierno.

Claro,  no sabemos cómo inicie el nuevo  gobierno y qué políticas aplicará  en los primeros meses, quizás  vienen sorpresas, no  lo sabemos.

Lo que sabemos, lo que se palpa, es que en este   nuevo gobierno  el modelo sigue sin cambio alguno, por eso hasta ahora  no ha habido un solo  pronunciamiento en contra  por parte de los poderosos grupos empresariales, para los que el cambio de gobierno  fue eso y nada más.

Al final lo que  importa a la nación, a las grandes mayorías, es que haya un mejor gobierno,  un nuevo gobierno que tome medidas  a favor de las mayorías, como por ejemplo que bajen los precios de  los productos básicos, que mejore  la alimentación de las mayorías, que bajen los altos precios de los servicios públicos, que bajen los impuestos como el IVA,  que baje la  gasolina para que  esté al alcance de todos, que se generen  más empleos, que se incrementen un poco los salarios para fortalecer el poder adquisitivo,  que  la educación pública sea mejor y llegue a todos y en todos  los niveles , que las instituciones de salud pública cumplan su función de atención, que haya  una real  trabajo conjunto en el  tema ecológico, considerado vital, atención al campo,  buena  y expedita aplicación de la justicia,  más impulso al deporte, la cultura, etc.

Eso es lo que se necesita en el nuevo  gobierno, lo importante es que haya acciones a favor de las mayorías, se trata que  vivan mejor en este nuevo  México, se  trata que haya un mejor  gobierno, el mejor  gobierno de México, los ricos pueden seguir siendo ricos  pero sin robar, sin obtener riqueza de  forma ilegal, sin maniobras para  hacer riqueza a costillas de la  población, los ricos tienen derecho a serlo si operan en la legalidad,  deben estar  bien regulados y controlados.

En los primeros meses del nuevo gobierno veremos hacia dónde camina,  pero  por  lo pronto vemos que  habrá continuidad de modelo económico.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver