Hay cosas que se repiten y se repiten en esta sociedad del siglo XXI,  pareciera que son parte de la vida cotidiana, de la vida común,  que por lo tanto no  debe preocuparnos porque así es la sociedad.

 

 Se cree que una sociedad avanza, se transforma, mejora, se moderniza, es mejor, que  el devenir del tiempo la hace mejor, con mayor  experiencia y capacidad para enfrentar  y resolver  los problemas.

Sin embargo, esto no es así,  la sociedad es exactamente lo contrario porque hace  justo lo que no  debe hacer  una sociedad madura, mejor informada y comunicada como la sociedad actual.

Si la sociedad de hoy es más intolerante e insensible que la de hace muchos años entonces cuál avance, cuál desarrollo, cuál transformación si esa sociedad es más agresiva que la de, digamos, hace  50 años.

El crecimiento de linchamientos, de feminicidios,  homicidios, de hechos violentos constantes, nos habla de una sociedad que avanza pero hacia atrás.

¿Cómo es posible que con un dispositivo  móvil, que la sociedad de hoy dispone, la gente, sobre todos los jóvenes, esté  grabando, fotografiando y tomando un video de dos infelices  hombres que  arden en llamas? ¿De  qué espectáculo se trata? ¿Divertirse con el terrible sufrimiento de dos personas que son incineradas  vivas?

En  tiempos de  la  llamada Santa Inquisición hace más de  500 años  hacían exactamente lo mismo, las fotos eran los dibujos de esas ejecuciones en público, era exactamente los mismo,  la misma gente que contemplaba cómo  el  ajusticiado  moría en el fuego, como hoy, eran incinerados  vivos.

Hoy algunos críticos tratan de justificar esos hechos con la afirmación de que  los ciudadanos están hartos de tanta injusticia, de tanta inseguridad  y corrupción, que los culpables de delitos son liberados horas después, que por eso deciden hacerse justicia por propia mano.

Entonces si Juan o Pedro, vendedores ambulantes de muebles  por ejemplo, van ofreciendo su mercancía en los pueblos y colonias, si alguien dice de momento, esos son  los que  me acaban de robar, o esos se están robando los niños, con eso es suficiente para que en cuestión de minutos, con el toque de campanas, para que medio  pueblo salga y cambie   su actitud pacifista y tranquila, y muestre toda su agresividad que lleva adentro guardada, y someta a un juicio sumario e irrevocable a esas dos personas que sólo andaban vendiendo sus muebles.

¿Por qué  no un poco de raciocinio y tolerancia, por qué esa actitud agresiva sin retorno, por qué  ese salvajismo, barbarismo, o como se le llame? ¿ acaso los humanos de hoy  ya no razonan, ya no  piensan en lo que hacen  ¿ acaso hay que  decir esa frase “ perdónalos Señor porque  no saben lo que hacen”?  Cómo  no van a saber, saben perfectamente lo que hacen, pero lo hacen.

Cuando han pasado muchas  horas  y días de  lo  que hicieron ¿acaso  no se arrepienten?  ¿No dicen, la regamos,  matamos a dos inocentes que nada debían?

Y aún suponiendo que efectivamente agarraron a dos delincuentes  ladrones de niños, por ejemplo, por que lo comprobaron con evidencias, porque hay pruebas ¿se justifica un acto así sacado del terror, de la ciencia ficción? ¿Qué no el camino es entregarlos a la justicia para que los juzguen?

Que la justicia a veces es torcida y corrupta, si lo es, existe corrupción en la impartición de justicia, los delincuentes  si pueden contratan abogados para que los liberen, y a veces lo logran, ejemplos hay muchos, ¿ y por eso es mejor la justicia popular al más viejo estilo? ¿ a dónde vamos entonces? ¿ que de aquí en adelante  todo se resuelva así a punta de  golpes, quema  viva de personas? ¿Entonces  ya para qué hay autoridades y leyes si la gente se autonombra autoridad y crea  sus propias leyes y castigos?  ¿ de que se trata entonces? ¿ de que  ya no hay leyes, ni nada y sólo el imperio  de la sin razón  y la fuerza? Sería  la le ley de la selva, sería un pueblo sin leyes, tierra de nadie.

Entonces ¿ estamos evolucionando hacia una mejor sociedad o todo lo contrario, avanzamos hacia una sociedad más intolerante e insensible?

El gobierno, el buen gobierno, tiene que avanzar en desarrollar  políticas que  lleven a crear una mejor sociedad, una sociedad  más avanzada, más justa,  más sensible, más solidaria y  participativa, más defensora y protectora del medio ambiente y sus recursos, más defensora de los derechos humanos, una sociedad más  amable, una sociedad más evolucionada, esta es la tarea de los buenos gobiernos, pero  también es tarea de la sociedad, ser mejor en todos los sentidos, el caos, el  desorden no nos llevan a nada bueno.

Se supone que entre más pasa el tiempo, no sólo la  tecnología avanza, sino también la sociedad, también esta  se mejora y se transforma, es mejor en todos los sentidos.

Pero, ¿ qué pasa?  Está sucediendo exactamente lo contrario, se está  conformando una sociedad más agresiva, más intolerante, más destructiva, más insensible, más desconfiada, más solitaria.

Si claro,  no se puede generalizar, aún queda gente buena, gente consciente que no hace lo que hacen los intolerantes y desquiciados,  sino que actúan con más inteligencia  y tranquilidad,  sin embargo, cada vez son menos, cada vez más  avanzan los grupos que quieren arreglar los problemas  del mundo con golpes y violencia.

 Creo que ese  camino es el equivocado y que  por  ahí no  avanzaremos jamás  a una sociedad estable, justa y progresista.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver