Ciudadanos de Juchitán reclamaron a Murat y Nuño por el poco apoyo que han recibido

Pobladores de la comunidad de comunidad Juchitán recibieron al gobernador Alejandro Murat Hinojosa, a la presidenta municipal de Juchitán, Gloria Sánchez López, y al titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, entre reproches, pues señalaron que solo se van a tomar fotos y para después irse.

“Aquí nada más se vienen a tomar la foto y luego se van”, gritó una mujer al gobernador priista, y otra le exigió que fuera a la séptima sección a ver las casas, familias completas y niños “que están durmiendo en la calle y expuestos a saqueos”.

Mientras que  a la perredista Gloria Sánchez López, los pobladores la cuestionaron por los nulos apoyos y le preguntaron dónde están los millones de pesos que le dio la empresa Eólica del Sur. “Presidenta, haga uso de los 65 millones para los damnificados”, lanzaron.

Para apaciguar los ánimos, dirigiéndose al gobernador, Nuño soltó: “Déjenme hablar. Es a lo que venimos, señor, se lo digo con mucho respeto. A ver señor gobernador…”.

Murat entró al quite: “Paisanos, les pido un minuto de su tiempo y de silencio para que nos escuchen, este es un momento importante para la comunidad de Juchitán. Ahorita vamos a platicar. Lo que viene es muy importante para nuestros hijos”. Y enseguida anunciaron que el centro escolar de Juchitán –que ayer cumplió 79 años– será reconstruido por personal del Ejército Mexicano en un plazo no mayor de cinco meses.

Tras realizar un recorrido por el espacio que albergaba dicha escuela, el titular de la SEP solicitó la coordinación de la comunidad escolar, autoridades y padres de familia para la reconstrucción de los diferentes planteles educativos que fueron afectados.

“Sabemos que esta escuela se encuentra no sólo en el corazón de la comunidad, sino en el corazón de todas las personas de Juchitán y que es parte del orgullo del Istmo”, puntualizó Nuño.

A su vez, Murat insistió en señalar: “Aquí no hay colores, aquí no hay partidos, aquí somos familia todos y vamos a ir casa por casa para que tengan esa claridad. Ahorita no es tiempo de campaña, es tiempo de unidad”.

Antes de que iniciara la demolición del plantel, maestros y estudiantes entonaron el Himno Nacional Mexicano.

(Con información de Proceso)

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Volver