Imprimir esta página

Disminuye 27% la llegada de la mariposa Monarca a Michoacán

El titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Alejandro del Mazo informó que el fenómeno de la Mariposa Monarca en México sufre una “mortalidad extrema”, al grado de que su presencia en la reserva de la biosfera de Michoacán se redujo a 2.91 hectáreas, 27% menos que en la temporada pasada.

 

Debido a los frentes fríos de la temporada pasada, explicó en conferencia, murieron alrededor de 6.2 millones de ejemplares, casi 7.4% de las casi 84 millones que hibernan en México. Este hecho causó que menos individuos retornaran a Canadá. Además, en el periodo de hibernación iniciado en noviembre hubo menos ejemplares.

Del Mazo descartó que con el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos haya cambios en la política ambiental compartida, pues comentó que hay especies y áreas naturales protegidas que se comparten en ambos territorios.

Según estudios de los especialistas, cada año millones de Monarcas viajan cinco mil 500 kilómetros (tres mil 400 millas) desde Estados Unidos y Canadá hasta bosques al occidente de la Ciudad de México y se refugian en pinos y abetos.

Omar Vidal, director del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), explicó que lo que está en peligro es el fenómeno migratorio por la pérdida de hábitat, cuyas causas, principalmente, son el uso de plaguicidas en Estados Unidos, la desaparición de hábitat de los santuarios mexicanos en Michoacán y los eventos climatológicos extremos.

Según el especialista en la temporada pasada se dio una mortalidad extrema como no había ocurrido en los últimos 20 años, además de que se afectaron 60 hectáreas por daños climatológicos. Dijo que la apuesta sería que la Monarca se adaptara al cambio climático.

 

Agregaron que aunado a este problema, también ocurre la pérdida del algodoncillo, que es la planta de la que se alimentan a las Monarcas, en Estados Unidos y Canadá, ocasionada por el aumento en el uso de herbicidas y la pérdida de tierras frente al desarrollo urbano.

Valora este artículo
(0 votos)