Policías de Tlaxcala, golpean a madre e hijo por no dar soborno

El pasado 12 de febrero, Mónica Zárate Páez y su hijo Oscar, se dirigían a las 11:00:am, sobre el Boulevard del Maestro, hacia el gimnasio ISC, donde todos los días acuden a ejercitarse.

“Me dirigía al Gym ISC, ubicado a espaldas del monumento a Xicohténcatl, en compañía de mi hijo Oscar, en mi vehículo, que es un Dodge Avenger SXT color negro, modelo 2008, con placas del Estado de México, XXC4326 y al momento de estacionarme frente al gym, se me acerca una persona de sexo masculino en una motocicleta, comentó la mamá deljoven golpeado.

“Se dirige al hijo de la víctima quien iba conduciendo, diciéndole de una manera grosera y prepotente -¿Cuál es tu pinche urgencia?-, me espante porque yo desconocía quien era esa persona, ya que nunca se identificó como oficial de la policía,solo nos decía que el era la autoridad y que el hacia lo que quería, que iba a quitarme mi placa a lo que yo le dije que si era oficial de la policía que se identificara y nos dijera que infracción habíamos cometido, el nos contestó que no tenía porque identificarse, y me repitió que el era la autoridad y que podía hacer lo que el quería, se va hacia el frente de mi vehículo a querer quitar la placa, lo cual yo me dirijo hacia él para no permitirle hacerlo, me dice que la infracción me va a salir como en dos mil pesos, pero que si le daba 500 pesos ahí la dejábamos”, relató.

Le respondí que yo no le iba a dar nada, porque no se estaba identificando y no me decía si yo había cometido alguna infracción, se dirige hacia la parte de atrás de mi carro queriéndole quitar la placa, me dirijo hacia él para no permitírseloy yo observo que mi hijo esta recargado en la parte izquierda de la puerta del gimnasio, con los brazos cruzados sin hacer nada; me doy cuenta que la persona que nos agredía pide apoyo con un radio y llegan al lugar dos oficiales de policía en una patrulla, que ahora se que se llaman, comandante Antonino Texis y Patricia Guevara.

La mujer se me va encima a golpes y a los pocos minutos llega otra patrulla con varios integrantes de policía de reacción, que se nos fueron inmediatamente a golpes a mi hijo y a mi, posteriormente llego otra patrulla de policía municipal y cuando yo me di cuenta ya todos nos estaban golpeando de manera brutal, a puñetazos, a patadas y en especial la oficial Patricia Guevara Vazquez, la tenia encima de mi jalándome el cabello, pateándome la espalda y dándome de puñetazos.

En el momento en el que nos tiran al piso, a mi hijo lo empiezan a golpear de igual manera, dándole de puñetazos y patadas, a lo cual yo me le aviento encima para protegerlo de los golpes, escucho que mi hijo grita desesperadamente, el oficial Jose Luis Alcoltzi Nava le estaba pisando y pateando la cabeza contra el piso, en mi intento por proteger a mi hijo, lo cubro con mi cuerpo para que lo dejaran de golpear, sin embargo los golpes nunca cedieron por parte de estas tres corporaciones policiacas, Municipales, Vialidad y dereacción, al momento de arrastrarnos en el piso, mi hijo se raspa toda la espalda contra el pavimento y yo me lesiono el hombro, codo y muñeca derecha”.

“Posteriormente nos levantamos mi hijo y yo, recargados en mi carro y todos estos elementos nos siguen golpeando de pie, nos vuelven a arrastrar, sometiéndonos a golpes, patadas, jalones de cabello e insultos. A mi me estuvieron tocando de manera morbosa y obscena los glúteos, piernas, la zona del pecho y demás zonas íntimas de mi cuerpo. Minutos después nos suben a la batea de la patrulla 039 de la Policía Municipal, momento en el que preguntamos, porque estamos siendo detenidos, a lo que nos responde el comandante de reacción rápida del cual desconozco su nombre que “Ahorita veo que les ponemos”, comentándolo con risa burlona y sarcástica con dos de sus compañeros de Policía de Reacción Rápida.

Posteriormente fuimos llevados a sus oficinas en el centro de Tlaxcala, en donde fuimos torturados física y verbalmente, aun estando esposados, no dejamos de recibir golpes y abusos por parte de estos elementos, aproximadamente a las dos de la tarde fuimos trasladados por los oficiales Patricia Guevara Vazquez, Jose Luis Alcotzi Nava y el comandante Antonino Texis y quiero recalcar que durante el trayecto a pesar de estar esposados, a mi hijo Oscar y a mí, nos iban torturando, dándonos de golpes y puñetazos en la cara y en el cuerpo y verbalmente insultándonos y amenazándonos, a mi hijo Oscar le iban diciendo

“Ahorita vamos a violar a la perra de tu madre y va a pasar por todos nosotros a ver si aguanta la putita” y a mi me iban diciendo “Ahorita vamos a matar a tu pendejo hijo, pinche madriza que le vamos a poner”.

Fuimos puestos a disposición del Ministerio Público MARIA DEL CARMEN MARQUEZ RAMIREZ, de la Procuraduría, donde fui certificada por la Médico Perito MERCEDES, quien solicita que me trasladen al Hospital General de Tlaxcala para que me den atención médica y hace constar que tuve esguince en muñeca, codo y hombro derecho lo cual consta en documentos y radiografías, así como esguince cervical y rectificación de columna, moretones y laceraciones en todo el cuerpo y mi hijo presentaba laceraciones en la espalda, moretones de patadas en todo el cuerpo, inflamación en la parte izquierda de la cara, como resultado de los golpes que nos dieron los elementos de policía que mencioné anteriormente, esperando que transcurrieran las cuarenta y ocho horas, para que se resolviera mi situación legal, mismas que se cumplirían el jueves 14 de febrero a las 2:00pm.

Fue a las diez de la mañana cuando fuimos trasladados a los reclusorios correspondientes, yo al Cereso femenil en Apizaco y mi hijo al CERESO de Tlaxcala, esperando fecha y hora para mi audiencia inicial, quiero recalcar que señalo a la Ministerio Publico Maria del Carmen Ramirez, quien se negó a proporcionar la carpeta de investigación C.I.UITLAXD-3/51/2019, a mis abogados, para que estos no tuvieran oportunidad de prepararse para mi audiencia inicial, así como la integración de las pruebas que ellos recabaron, tales como los videos proporcionados por un testigo en donde se ve claramente la arbitrariedad, la crueldad, el abuso de autoridad y las lesiones que nos ocasionan los elementos de policía que mencione.

Mi audiencia inicial fue el jueves catorce a las cuatro de la tarde, donde mis abogados argumentaban que mi detención había sido de manera ilegal y donde la Juez Marisol Barba Perez a pesar de los intentos de mi abogado de presentarle argumentos y pruebas, lo cual ella rechazó rotundamente, determinó que la detención por parte de aproximadamente once elementos de policía había sido legal y me solicitó como medida precautoria acudir a firmar junto a mi hijo, todos los días lunes para que no escapáramos de la ley.

Dictando también la medida de no acercarnos a las víctimas, cosa que me resulta absurda, ya que fuimos acusados por lesiones calificadas en contra de los Polícias Jose Luis Alcoltzi Nava y Patricia Guevara Vazquez, siendo ellos los que nos agredieron y golpearon en la vía pública a mi hijo y a mi, sin motivo alguno. Como consta en los videos de los establecimientos cercanos a mi detención.

Por lo que pido su intervención pues es evidente el abuso de autoridad que sufrimos mi hijo y yo por parte de estos policías, privación ilegal de mi libertad y la de mi hijo, lesiones, amenazas, tortura física y verbal, así como es claro que por ser autoridades les están dando protección y otorgando la razón para inculparnos, lo cual es absurdo e injusto ya que ellos manifiestan que fueron agredidos por nosotros, cuando hay pruebas de que ellos eran once aproximadamente contra mi hijo y yo.

Posteriormente cuando nos presentamos a la audiencia de vinculación a proceso, que fue el día 19 de febrero a las 3:00pm, la Juez Marisol Barba Pérez, de una manera tajante, no quiso aceptar los datos de prueba que mi abogado le presentaba, alegando que no se habían entregado con las condiciones apropiadas y sin mayor oportunidad de defendernos, nos vinculó a proceso a mi hijo y a mi no teniendo una conducta justa ni imparcial. Ahora mi familia y yo nos encontramos enfrentando un proceso legal injusto, en el que somos las víctimas y ahora somos tratados como delincuentes.

“Además de que hasta al día de hoy, mi vehículo antes mencionado no me ha sido entregado por la Procuraduría General de Justicia del Estado, siendo que yo ya cumplí con los requisitos que me pide la ley para su liberacion. Por que le pido de la manera más atenta a ustedes los Medios de Comunicación, su intervención, haciendo viral esta información, para ventilar el abuso del que fuimos víctimas mi hijo y yo, por parte de estas autoridades de Tlaxcala. Concluyó Mónica Zárate Páez.

Se ha vuelto un peregrinar para Mónica y su hijo, quienes hasta el momento no pueden recuperar su vehículo, por el tráfico de influencias que se maneja en Tlaxcala. Acudieron a los Derechos Humanos, al principio les estaban dando seguimiento a su problema pero ya tampoco les hacen caso.

Ahora ya hasta están acusando a Mónica y su hijo Oscar de ser narcomenudistas y estafadores, los han estado hostigando, se han creado publicaciones donde dice que si los ven los linchen porque son personas peligrosas. Todo esto a raíz de que Mónica denunció e hizo público a la sociedad, para que todas las personas tengan cuidado con estos sujetos estafadores.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

San Carlos

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver