Los nervios y el recuerdo comienzan a llegar a unos días de cumplirse 33 años del terremoto de 1985 y 1 año del terremoto del 2017, ambos suscitados el 19 de septiembre y que dejaron miles de muertos en México y una huella difícil de borrar.

 

Pero mientras llega esa fecha, este viernes dos sismos de magnitud 2.2 y 1.8 grados Richter se registraron en la Ciudad de México sin dejar, hasta el momento, daños o heridos. Los sismos ocurrieron a las 11:25 horas de este viernes con epicentro en la delegación Benito Juárez.

 

 

A través de redes sociales, usuarios reportaron que percibieron el sismo en las colonias Del Valle, Nápoles y Narvarte de la delegación Benito Juárez, Miguel Hidalgo y Azcapotzalco. En algunas colonias incluso hay desalojos de algunos edificios y departamentos.

 

Según expertos, los sismos también se pueden originar dentro del Valle de México y esto no es motivo de preocupación especial. 

 

Según explican, la sismicidad en la Ciudad de México puede atribuirse a tensiones en la superficie acumulada por décadas o siglos y, en algunos casos, a la sobrexplotación de los mantos acuíferos especialmente en delegaciones como Tláhuac, Xochimilco, Iztapalapa, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero.  

 

 Es simple: la ausencia de agua provoca que el subsuelo colapse y se hunda, generando pequeños movimientos del suelo o sismos. Junto a eso se sabe que también existen fallas geológicas dentro del territorio de la capital, las cuales han sido mapeadas por expertos de la UNAM.  

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

EXPRESS

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver