Historia y tradición guarda el Mercado de Huehuetlán el Chico

Los mercados son el lugar donde las personas de una determinada región realizan la venta  y compra de productos comestibles o de utilidad. A lo largo de la historia de la humanidad han estado presentes en las grandes civilizaciones, aunque con distintos nombres. 

En el México precolombino, los nativos llamaban tiānquiz(tli) (tianguis) al lugar donde se comercializaban semillas, comida, artefactos para el hogar y hasta esclavos. Fue a la llegada de los españoles que introdujeron la palabra mercado para designar estos lugares de comercio.

En la actualidad cada municipio tiene en el centro de su ciudad un mercado, cabe mencionar que en las grandes urbes existen más de uno, donde se concentra la población para efectuar sus comprar cotidianas, es por ello que éstos son una fuente importante de la economía de una región y de interacción social.

La arquitectura de cada mercado depende de quién lo realiza, pero siempre con el objetivo de que sean espacios grandes donde quepa una gran afluencia de gente, un ejemplo de ello, es el mercado de Picos de Izúcar de Matamoros o el de Huehuetlán el Chico que contiene dos planta.

En otras ediciones hemos tenido la oportunidad de hablar de la historia del  mercado de Izúcar de Matamoros y el de Acatlán. En esta ocasión platicaremos un poco sobre la historia del mercado municipal “Zaragoza”, de Huehuetlán el Chico. 

Ubicado en el centro de la ciudad, el mercado se levanta en un despliegue de belleza y utilidad, por fuera se ve su acabado moderno realizado con ladrillo perforado y grandes ventilas que permiten que entre la luz y el aire; mientras que por dentro están colocados los puestos de verduras, carne, legumbres, etc, en tanto que en el segundo piso es el área designada para ir a degustar un platillo de comida.

Historia del mercado

El primer mercado (el de la planta baja) se realizó en el mandato del presidente municipal Mauro Vergara (1975-1978), con el objetivo de que la gente tuviera un espacio que los protegiera de la intemperie, así como de tener donde efectuar sus ventas y compra de productos.  

El mercado que con el tiempo fue ganado popularidad entre los comerciantes, quienes llegaban cada vez más a vender, ya no fue suficiente para ellos, razón suficiente por lo que estos (vendedores) comenzaron ia ubicarse a las afueras de éste.

Por varios años el mercado tuvo diversas remodelaciones, sin embargo ninguna de suma importancia, fue en el periodo del presidente municipal Liborío Rodríguez Carrillo 1999-2001, que viendo la condición en que se encontraban los comerciantes (con los comerciantes afuera de él), que realizo la remodelación del mercado.

Al respetar la estructura original (plata baja) pero reforzándola, el alcalde mando a construir una planta adicional arriba, con un acabado moderno, pero con la funcionalidad para vender y comprar producto.

Al concluir con la construcción, los comerciantes que se encontraban afuera del mercado fueron reubicados al interior de éste. De acuerdo con los ciudadanos, la planta de abajo es el mercado “viejo”, mientras que la planta de arriba está el “nuevo”.

Es así es como esta estructura llamada mercado se consolidó hasta el día de hoy como el lugar donde ciudadanos y comerciantes realizan sus ventas y compras.

En la actualidad

El mercado alberga a diversos comerciantes, sin embargo aún se puede ver a parte de estos en las inmediaciones, los cuales le dan un toque especial y con gran importancia.

Es pues de gran importancia el mercado, ya que personas del centro así como personas de las diversas localidades realizan sus compras en este lugar tan importante.

Cabe mencionar que el mercado es parte de la economía, pues varios ciudadanos viven de lo que venden y con ello han sacado a sus familias adelante. 

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver