Antes de su ejecución Rubén Ramírez, la madre, hermanos e hijos del mexicano, se despidieron hoy del reo condenado a muerte, que estaba programas a ñas 18:00 horas de este miércoles.

Rubén Ramírez, era originario de Guanajuato, y estaba acusado de asesinar en 1997 a su prima hermana, Mayra Azucena Laguna, desde 1998, Ramírez ha permanecido recluido en la Unidad Carcelaria Polunsky, y hasta ahí, llegó su madre, algunos hermanos e hijos para darle el último adiós.

Estos tres últimos días diferentes miembros de la familia han visitado al mexicano para despedirse de él.

Ramírez fue trasladado a la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, Texas, donde se encuentra la cámara de la muerte.

El vocero del Departamento de Justicia Criminal de Texas, Jason Clark, informó que desconoce los nombres de los miembros de la familia que estarán presentes durante la ejecución. Al mexicano será ejecutado mediante una inyección letal, citó.

La estudiante de secundaria fue secuestrada de su dormitorio en el apartamento de la familia en McAllen y su cadáver fue hallado más adelante en un canal cerca de un lago. En una confesión a la policía, Ramírez dijo que él y un amigo se llevaron a Laguna en el auto de su madre, que él tuvo relaciones sexuales con ella y la mató a golpes cuando ella peleó con él luego que la desató para dejarla irse.

Rubén recibió la pena máxima hoy miércoles

El amigo que iba con él, José Antonio López Castillo, hoy de 45 años, fue sentenciado a 25 años de prisión por secuestro agravado.

Ramírez, de 47 años, sería el séptimo condenado ejecutado este año en Texas, que realiza más ejecuciones que ningún otro estado.

"Yo no planeé hacer eso, pero estaba drogado con cocaína", les dijo a las autoridades.

 

Declaró que después que él la golpeó en el cuello, la muchacha comenzó a toser sangre y tener problemas para respirar. Dijo que tras no conseguir resucitarla, la ató y "la dejó rodar a un canal". 

Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Volver