Redacción / Ciudad de México. 

partir del martes 5 de septiembre, el gobierno de Donald Trump finalizó con el programa DACA, el cual fue aprobado por el ex presidente Barack Obama y tenía como objetivo proteger de la deportación y permitir obtener permisos de trabajo a unos 800 mil dreamers que llegaron a Estados Unidos como menores.

Fue el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, quien anunció la mañana del martes el fin del programa, en su mensaje señaló “la nación tiene que mantener un límite en el número de personas que entran, pero eso no quiere decir que la decisión se tome porque son malas personas”.

Antes del mensaje, se dieron a conocer las nuevas pautas para los dreamers: 

No se procesarán nuevas solicitudes para DACA a partir del 5 de septiembre de 2017. Es decir, si un inmigrante no está protegido por el programa, ya no podrá acogerse al mismo. Las solicitudes presentadas antes de hoy sí serán procesadas.

Los dreamers que tengan un permiso DACA que expire entre el 5 de septiembre y el 5 de marzo de 2018, podrán solicitar una renovación de dos años. Pero esta solicitud debe presentarse antes del 5 de octubre, en 29 días.

El memorando de DHS dice que se rechazarán las peticiones de renovación que no estén incluidas en los parámetros anteriores. Esto significa que los dreamers que tienen DACA y cuyos permisos expiran después del 5 de marzo de 2018 solo podrán seguir trabajando hasta que esos permisos terminen. Los beneficiarios de DACA irían perdiendo su protección progresivamente a partir de marzo.

Las solicitudes que el gobierno recibió antes de este martes 5 de septiembre serán revisadas caso por caso, los cuales recibirán una protección de dos años.

Quedan cancelados los permisos de viaje (advance parole). Los dreamers que cuenten con uno aprobado antes de hoy podrán retener los beneficios hasta que expire de forma general. El memo advierte, sin embargo, de que su admisión en Estados Unidos estará sujeta a la discreción de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo. Los permisos todavía pendientes de aprobación no se procesarán y se devolverán los cargos ya abonados para su tramitación.

La administración Trump ha justificado su decisión diciendo que se encontraban ante dos alternativas: reducir el DACA de una forma ordenada que permitiera proteger a los beneficiarios actuales en el corto plazo mientras el Congreso trabaja para aprobar una alternativa o arriesgarse a que los tribunales eliminaran programa por completo. “Elegimos la opción menos perjudicial”, dijo Elaine Duke, secretaria en funciones de DHS.

Manifestaciones por parte de los dreamers

Tras enterarse de la noticia, diversos jóvenes, líderes religiosos y defensores de los derechos de los inmigrantes, salieron a manifestarse en las diferentes ciudades del país vecino.

Las movilizaciones llegaron frente a la Casa Blanca, donde medio centenar de personas exigían al gobierno una solución a su irregular situación migratoria. Asimismo, en la ciudad de Nueva York, varios jóvenes intentaron bloquear las calles frente a la Torre Trump, lo que originó que al menos nueve de ellos fueran detenidos por la policía.

En Miami los manifestantes se concentraron frente a la Torre de la Libertad, en un acto que contó con la asistencia de la congresista Frederica Wilson.

Las voces de rechazo también se escucharon en Denver, Colorado, donde decenas de estudiantes de varias escuelas abandonaron sus salones de clases para salir a protestar. Las acciones de rechazo se extendieron por todo el día y en Los Ángeles hobo otra concentración programada en la Placita Olvera.

México ante la cancelación del DACA 

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), informó en un comunicado que lamenta la cancelación del programa que protegía a más de 800 mil inmigrantes indocumentados que llegaron menores de 16 años a Estados Unidos.

En el comunicado aseguró que enviaron cartas a senadores y congresistas estadounidenses, vía el embajador Gerónimo Gutiérrez, en donde les expresa la importancia del programa para “la economía, la cultura y la sociedad del país al que llegaron siendo niños”.

En el documento también reconoce que es obligación de México “proteger a los jóvenes dreamers nacidos en nuestro país”, por lo que enumera una serie de acciones específicas para integrar a los mexicanos que potencialmente tengan que volver a nuestro país como parte del ajuste de la política migratoria en el vecino del norte.

Entre las medidas anuncian la creación de una bolsa especial de trabajo en México para dreamers, a través de los consulados; oferta de becas en México y otros países; acceso a la educación sin trámites innecesarios y revalidación inmediata y afiliación al seguro popular.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Volver