La BUAP mejora infraestructura científica para estudiar enfermedades neurodegenerativas

Hipólito Contreras / Puebla, Pue.

*El rector Alfonso Esparza entregó obras de ampliación y remodelación en el Laboratorio de Neurofarmacología de la FCQ

Desde hace 23 años, en el Laboratorio de Neurofarmacología, de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la BUAP, se estudian las enfermedades neurodegenerativas -como Parkinson y Alzheimer- que representan un gran reto para la ciencia al afectar la calidad de vida de los pacientes. Esta labor se fortalece con la vinculación de instituciones educativas y científicas, para favorecer proyectos conjuntos, estancias académicas y redes de colaboración, aseveró el rector Alfonso Esparza Ortiz.

Al entregar obras de ampliación y remodelación, el rector de la BUAP dio a conocer las modificaciones realizadas al Laboratorio de Neurofarmacología, con la colocación de sistemas de aire acondicionado y ventilación mecánica filtrada, de voz y datos, alarmas y videovigilancia, así como nuevas instalaciones de gas e hidrosanitarias.

Asimismo, la redistribución de los espacios y la entrega de mobiliario y equipo, con el fin de que los investigadores dispongan de infraestructura adecuada para realizar sus tareas e iniciar nuevos proyectos. Dada la importancia de la actividad científica, afirmó: “seguiremos apoyando la investigación para que sea un referente en la institución”.

Por su parte, Jorge Raúl Cerna Cortez, director de la Facultad de Ciencias Químicas, reconoció la disposición del rector Alfonso Esparza para atender las necesidades de este espacio de investigación, en cuanto a infraestructura y equipamiento para medir la conducta y atenuar la aparición de padecimientos neurodegenerativos, acciones que, además, permitirán consolidar el trabajo científico del Cuerpo Académico de Farmacia Experimental.

En el Laboratorio de Neurofarmacología de la Facultad de Ciencias Químicas se estudian las causas probables de la acumulación de proteínas en la enfermedad de Alzheimer, como Beta-amiloide. 

Daniel Limón Pérez de León, coordinador de este laboratorio, especificó que particularmente se estudia la Beta-amiloide 2535, una fracción de la proteína general que provoca un efecto tóxico.

De igual manera, se estudian las causas y probables coterapéuticas utilizadas en el mal de Parkinson, para contribuir en los tratamientos actuales; igualmente, se analiza la toxicidad conductual sobre nuevos fármacos. Una tercera línea de investigación es el uso de extractos de cannabinoides para mejorar procesos de aprendizaje y memoria.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

SOSAPAMIM

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver