Ciro De Gante Fortoso 

Fue la noche del pasado miércoles cuando fue asesinado el mixteco Mauro Aquino Delgado, amigo de esta casa editorial y de muchos cientos de ciudadanos que lo conocieron a su paso en esta vida, por las filas del Ejército Mexicano, al que perteneció durante más de una década y en el que alcanzó el grado de Teniente.

Al incorporarse a temprana edad a la vida pública, desempeñó cargos en los ayuntamientos de Axutla, de donde era originario, en Piaxtla, en Atzitzihuacán y Huaquechula, éstos de la región sur del estado, así como en Zacatelco, Tlaxcala, y finalmente en San Salvador el Seco, en Puebla, donde se desempeñaba como Director de Seguridad Pública, al momento de ser asesinado por maleantes que intentaron atracar el camión en el cual viajaba y al que se opuso defendiendo la vida de los demás usuarios.

De ese trágico suceso se dijo que Mauro Aquino regresaba al municipio en mención tras haber acudido a la capital poblana, para participar en el Foro de Seguridad “Por México Hoy”. En ese foro habló de los valores que deben tener los funcionarios públicos que atienden la difícil y riesgosa tarea para ganarse nuevamente la confianza de la ciudadanía: honradez, respeto a los derechos humanos, entrega, valor y vocación de servicio a la comunidad.

Cuando viajaba en el autobús AU, poco después de las 10 de la noche, a la altura del municipio de Rafael Lara Grajales, dos sujetos amenazaron a los pasajeros y al chofer, por lo que de inmediato decidió hacerles frente. Al comenzar a forcejear con uno de los maleantes, su compinche sacó un arma de fuego y disparó en contra de él, dejándolo tirado en el pasillo de la unidad, mientras los sujetos se daban a la fuga. Los pasajeros y el chofer de inmediato se dirigieron al hospital del IMSS donde ya nada pudieron hacer, pues había fallecido por la lesión de arma de fuego en el pecho.

Mauro Aquino Delgado fue originario del municipio Axutla, el cual colinda con Tehuitzingo y Chinantla, y es familiar cercano de Emilio Delgado de Dios, presidente municipal en funciones de Tulcingo de Valle. En Axutla cursó sus estudios primarios, saliendo de la escuela telesecundaria técnica número 11 para dirigirse a la ciudad de Puebla, ingresando el 10 de septiembre de 1982 a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de donde salió en 1993. Adquirió el grado de teniente, pasando por la Escuela de Aviación y Materiales de Guerra.

De 1994 al 2000, recorrió varias partes de la república impartiendo pláticas ante la sociedad con grupos de defensores de humanos, también estuvo en la Selva Lacandona en los momentos de gran auge del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Durante el primer gobierno de oposición en Piaxtla, población situada en la Mixteca poblana y que quedó en manos del Partido de la Revolución Democrática (PRD), mismo que desbancó al PRI en el periodo 2002-2005, siendo presidente municipal Emmanuel Aquino Carrera, Mauro Aquino fue el jefe de la policía municipal, cargo que desempeñó con total eficiencia.

Una vez concluido su mandato, siguió prestando sus servicios como asesor en materia de seguridad y derechos humanos en varios ayuntamientos poblanos, así como también se afilió al PRD, estando presente y activamente en las campañas de Andrés Manuel López Obrador para la presidencia de la República, en el 2006 y en el 2012. En la actualidad militaba en Morena.

Cabe señalar que en la presente administración de Huaquechula, a invitación del presidente municipal Edwin Mora Caballero, fungió como director de Seguridad Pública, de donde salió para irse a ocupar el mismo cargo al municipio de Zacatelco, Tlaxcala, y actualmente desempeñaba el mismo cargo en San Salvador el Seco.

También participó como jefe de policía en la conferencia magistral “Proyecto de nación y proceso constituyente: la experiencia boliviana”, impartida por Álvaro García Línera, vicepresidente de Bolivia y compartió escenario con Alejandro Encinas y Cuauhtémoc Cárdenas, entre otros.

Estuvo activamente participando en las caravanas de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, que aún permanecen desaparecidos y del que se culpa por esas desapariciones forzadas al Estado mexicano.

Sin lugar a dudas, un ser humano y funcionario ejemplar que supo conjugar su profesión de salvaguardar la seguridad de los mexicanos mediante los cuerpos policiacos a los que representó y entregar su vida a la defensa de los derechos humanos.

Valora este artículo
(8 votos)

Deja un comentario

Volver