Carlos Linares

 

Ni las supuestas amenazas de bomba, hicieron que “El Sol”, dejara de brillar la noche del pasado viernes en Acrópolis de Puebla, como parte de la gira “México, por siempre”, que Luis Miguel presentó en su paso por la entidad poblana.

Eran las 19:00 horas cuando una larga fila de automovilistas se dirigían hacia la zona norte de nuestro estado, el motivo principal, la presentación de “Micky”, tras dos años de no pisar Puebla, luego de sus dos presentaciones a principios y finales del 2016, en el Auditorio Metropolitano.

En helicóptero llegó a las 20:10 horas al estacionamiento del Estadio Hermanos Serdán, para posteriormente el cantante subirse a una camioneta plateada y llegar en un convoy conformado por dos camionetas suburban negras, la plateada y una patrulla, a las instalaciones del Acrópolis, donde unas argentinas lo esperaban a las afueras del lugar con su bandera del club de fans.

Eran las 20:55 horas cuando las luces se apagaron, un enorme telón en color blanco proyectaba imágenes visuales, entre ellas algunas emblemáticas poses comunes del cantante, en medio de gritos eufóricos comenzó a mirarse la silueta del sol, una sombra que comenzó a hacerse enorme abarcando todo el largo del escenario, hasta que el telón se fue elevando y con ello, salió en medio de aplausos Luis Miguel, vestido de traje negro, corbata del mismo color y camisa en blanco; el cantante comenzó su velada con el tema“Si te vas”, que se desprende del disco “Nada es igual”.

“Buenas noches Puebla, es un gusto estar aquí con ustedes”, fueron las primeras palabras de “El Sol”, quien en medio de aplausos y gritos eufóricos, sus fans poblanos lo recibieron, captando cada detalle de su presentación con sus dispositivos móviles. 

Con una enorme pantalla que abarcaba todo el largo y ancho del escenario mostraba imágenes del cantante, dos pequeñas pasarelas en los laterales del escenario hicieron que el cantante pudiera acercarse a los afortunados fans que pagaron casi cinco mil pesos, para estrechar sus manos.

El cantante se desprendió de su saco para ponerse un chaleco, causando suspiros entre las asistentes. Estuvo acompañado por sus coristas y músicos, así como un pianista que lo acompañó, mientras este se cambiaba de vestuario.

“Por debajo de la mesa”, “Decídete”, “Dos enamorados”, “Cuando calienta el sol”, “Ahora te puedes marchar”, “La chica del bikini azul”, “Los muchachos de hoy”, “Cuestión de ley”, “Palabra de honor”, fueron parte del repertorio compuesto por canciones completas y popurrís que todos sus fans corearon de principio a fin en un Acrópolis con lleno total, más de ocho mil personas de distintos estados disfrutaron del enorme espectáculo que solo Luis Miguel sabe tener.

El mariachi se hizo presente y las pantallas mostraban imágenes de la pirámide de Kukulcán, la bandera de México, haciendo que inmediatamente la gente se pudiera de pie para cantar temas de su actual producción “México por Siempre” y canciones que ya son cásico del disco “México en la Piel”, temas como “El Viajero”, “La bikina”, “Sabes una cosa”, “México en la piel”, entre otras…

Luismi lanzó enormes pelotas negras sobre el escenario, después saludó a sus fans que se encontraban en los laterales y hasta sedujo con sus bailes candentes, el concierto parecía interminable, ya eran dos horas de show.

Uno de los temas más coreados fue “Amante del Amor”, canción extraída de su disco “Luis Miguel 20 Años”, editado en 1990.

Luciendo una camisa negra y pantalón del mismo color, “El Sol”, cerró su presentación con un popurrí llevándose la ovación de los miles de asistentes, en medio de cañones de confetti, concluyendo su espectacular presentación pasadas las 23:08 horas de la noche.

Cabe señalar que “México por Siempre”, continúa por Ciudad de México, San Luis Potosí, Guadalajara, Monterrey y Acapulco, entre otras ciudades del país.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver