Hallaron tesoro arqueológico en cueva de Chichén Itzá

Redacción / Ciudad de México.

Especialistas del proyecto GAM (Gran Acuífero Maya) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron cientos de artefactos arqueológicos en Balamkú (Dios Jaguar), un santuario subterráneo de Chichén Itzá, Yucatán, hallado hace más de 50 años.

Se trata de más de 200 incensarios tipo Tláloc, así como braseros, vasijas, cajetes, malacates y metates miniatura que forman parte de siete ofrendas de la cueva Balamkú, ubicada a 2.7 kilómetros al este de la Pirámide de El Castillo o Templo de Kukulcán, en Chichen Itzá.

El lugar se ubica a 24 metros de profundidad justo al este de la pirámide El Castillo o Templo de Kukulcán y aunque fue descubierto fortuitamente hace medio siglo por ejidatarios, a pocos días fue cerrado con un montículo de piedras.

En conferencia de prensa, realizada en la sede del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en Ciudad de México, Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador nacional de Arqueología, y Guillermo de Anda, director del GAM, detallaron que este espacio se ubica a 2.7 kilómetros al este de la Pirámide de El Castillo o Templo de Kukulcán, y fue descubierto fortuitamente en 1966 por ejidatarios de la comunidad San Felipe: Eleuterio, Mariano y Esteban Mazón; Ermilo, Jacinto y Pascual Un Noh.

Pese a su descubrimiento, la cueva permaneció inalterada por más de cinco décadas, dado que el arqueólogo Víctor Segovia Pinto consideró tapiar la entrada de la cueva poco después de su hallazgo. 

De acuerdo con los investigadores encargados del proyecto, este es el mayor descubrimiento en la zona desde el hallazgo de la cueva de Balamkanché, en la década de los 50, de donde se extrajeron alrededor de 70 incensarios, entre otros materiales, sin llevar a cabo su análisis.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

San Carlos
Melitón Lozano

Contador de Visitas

 

contador de visitas para blog

Volver